El Porvenir

“¡Que viva la ‘cultura de masas’!”: los massmediócratas

Por Pablo Espinosa Vera*

Monterrey, Nuevo León, 22 de Julio de 2005

Otro golpe del monopolio de la ‘mass culture’ en contra de los televidentes que habían encontrado un solaz en la imagen de CNI Canal 40, a punto de convertirse más en un reducto de la perversa subcultura del entretenimiento degradante y de la información mediatizada.

Mientras prosigue como prófugo de la justicia Francisco Javier Moreno Valle, responsable y concesionario principal de la televisora independiente CNI Canal 40, cuna de celebridades como ‘Brozo, el payaso Tenebroso’ y Ciro Gómez Leyva vía su valiente noticiario (¿será cooptado, como ‘Brozo’,  por las huestes de Emilio Azcárraga Jean?), la pelea o rebatinga por este importante espacio televisivo ha desbordado fronteras, como lo ilustra la presencia en el ‘match mediático’ de la cadena NBC Telemundo, propiedad de General Electric (el pleito entre Telemundo y Televisa ha aflorado, por lo que este ‘affaire mediático’ cobra mayor dimensión).

A Moreno Valle, indiciado por la PGR, se le acusa de haber defraudado al fisco por más de tres millones de pesos aunque el juez Caballero Vértiz había negado la orden de aprehensión por no convencerlo los argumentos en cuestión, pero el Magistrado Jesús Guadalupe Luna Altamirano le enmendó la plana y expidió la orden de captura, aunque todo indica que el sospechoso ha brincado las fronteras hacía rumbos desconocidos.

En este contexto, de manera sorpresiva e imprevisible, la empresa estadounidense ofreció facilitar un préstamo que permitiría cubrir el adeudo acumulado del orden de $40 millones de pesos  para cubrir salarios caídos de hasta 15 quincenas a los más de 300  trabajadores de Canal 40, que en protesta por el adeudo y cobijados por las siglas de su sindicato (¿al servicio de los intereses de los super-magnates de TV Azteca y Televisa?), colgaron desde el pasado 19 de mayo banderas rojinegras en las instalaciones del Cerro del Chiquihuite cancelando la señal televisiva incluyendo el operativo hasta el centro de control de la televisora del World Trade Center y las oficinas de Montes Escandinavos y Río Nazas, en la Colonia Juárez.

Pero en una jugada que hiede a ‘chicanada’, los propios trabajadores adheridos al STIRT  (Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radiodifusión , Televisión, Similares y Conexos de la República Mexicana), dándose golpes de pecho,  le exigen a la SCT comandada por Pedro Cerisola, y al Director de Radio y Televisión Jorge Rodríguez Castañeda, investigar el origen de los recursos por aquello del ‘lavado de dinero’ que lo contamina todo, dando la impresión de que el fin último no es el liquidar el adeudo pendiente sino poner en situación de ‘jaque mate’ al controvertido empresario y obligar a que la propia SCT le revoque la concesión para otorgársela a nuevos jugadores. Ello, a pesar de que el apoderado legal de Televisora del Valle de México (CNI Canal 40) Javier Quijano Baz presentó al Director de Radio y TV de la SCT informes en torno a la legalidad de los recursos y documentos referidos a la tenencia de la concesión.

En este contexto de disputa por la televisora, y en ausencia de una nueva Ley Federal de Radio y Televisión que fue congelada en el Senado, destacan los massmediócratas que encabezan TV-AZTECA Ricardo Salinas Pliego & Co. (aún en la mira de la SEC estadounidense aunque hayan abandonado el NYSE) además de Isaac Saba, íntimo amigo de Salinas Pliego, quienes se ostentan como propietarios del 51% de las acciones de Canal 40 y quien en una ocasión, vía un comando privado, se apoderaron de las instalaciones vía el conocido “Chiquihuitazo” mientras se dirimía un juicio donde no se le daba la razón a nadie. El propio Vicepresidente de TV Azteca y luego Presidente de la CNIRT Jorge Mendoza, encabezó la toma del Canal entre gritos y sombrerazos para después retractarse públicamente de los hechos.

A pesar de que más del 80 por ciento de las concesiones de señales del espectro televisivo son detentadas por el duopolio Televisa-TV Azteca, la voracidad de ambos gremios por hacerse de mayores parcelas massmediáticas no tiene límite. Lo mismo sucede con la radio, donde un pequeño grupo de cinco familias controla el 80% de las frecuencias incluyendo en este ‘pool’ de comunicócratas a un nuevo socio: don Olegario Vázquez Raña a quien, generosamente, y gracias a su amistad y lealtad con la pareja presidencial (como presidente de la Cruz Roja designó Presidenta Honorífica a Marta de Fox a quien le rinde pleitesía en la institución donde le montaron una oficina a todo lujo) le serán entregadas, en ‘bandeja de plata’, ochenta nuevas concesiones de radio como preámbulo a su ingreso al mercado televisivo en el corto y mediano plazo.

¿A manos de quien irán a parar la concesión y las instalaciones de un Canal televisivo que se caracterizó por tornarse una alternativa mediática de la sociedad civil? A la fecha es un secreto, pero lo más seguro es que terminará formando parte del ‘Imperio Azteca’ si no es que hay un ‘golpe de timón’ que le ceda el espacio a un corporativo trasnacional como general Electric (también tienen en la mira el Canal 28, cuyas operaciones prosiguen en ‘stand by’) conociendo el perfil de los jugadores de Los Pinos. Y hasta aquí la hermosa historia de contar con un canal de televisión independiente y objetivo, que destacaba como un lunar blanco en la negritud del universo de la ‘mass-culture’ que permea en nuestro país.

Por supuesto, los ‘homo videns’ mexicanos dispondrán de un espacio más saturado de contenidos mediocres, que es lo que piden y exigen la mayoría de televidentes según la versión del “Pirata”  Rupert Murdoch, dueño de News Corp. (y de todos los sistemas satelitales que bajan la señal hasta las televisoras en el planeta entero vía el sistema Sky), donde películas malas, telenovelas, publicidad hasta el hartazgo, y estupideces de comediantes de baja estofa serán los ingredientes de la nueva ‘barra de programación’.

¿Y la propuesta del Senador Javier Corral para evitar mayor concentración de medios en unas cuantas manos? Durmiendo el sueño de los justos en el Senado de la República ante la presión de los grandes comunicócratas que hicieron hasta lo imposible, vía mercenarios a su servicio, para boicotear una medida democratizadora que afectaría sus intereses y su monopolio.




* Presidente de ASEMASS&COMGLOBAL (Asociación Mundial de Semiótica Massmediática y Comunicación Global: www.semioticamassmedia.com) y Director del ISEPOL (Instituto Internacional de Semiótica Política y Comunicación Pública: www.semioticapolitica.com)

Hosting por TuSite