El Porvenir

Fox, el PAN y la “Marcha de la Democracia” (uf)

Por Pablo Espinosa Vera*

Monterrey, Nuevo León, 10 de Junio de 2005

“La Marcha por la democracia”. Ni el Presidente Fox ni la cúpula del PAN tienen perdón de Dios. Después de cinco años de esperar “transitar a la democracia”, y como diría la Liebre de Marzo en el juicio de Alicia, al inquirírsele si sabía algo (“¡nada de nada!”), la ‘democracia’ a la que convocan e intentan celebrar, brilla por su ausencia. No es más que un mito una modalidad simbólica insignificante. Y el signo más claro de la antidemocracia real practicada de manera cotidiana lo representa el violento enfrentamiento de la pareja presidencial contra los medios de comunicación (‘Proceso’ y, en parte, ‘Reforma’, aparte de la periodista argentina Olga Wornat que permanece “bajo custodia” en suelo mexicano) a pesar de la tan cacareada “libertad de expresión” (sí, dicen Fox y Martita, libertad de expresión, pero con límite: “…la tesis y el argumento central de mi demanda es justamente en aras de que la libertad tiene un límite. Y ese límite tiene que ver con el respeto a la intimidad, con el derecho, más que el respeto, a la vida privada, a la privacidad, y tiene que ver con la dignidad y con el honor de las personas”, manifiesta Martita con las faldas bien puestas (Fox dixit).

La “democracia”, de la que presume Fox & Co. y que piensan festinar, se estrelló y se descarriló ante la grotesca puesta en escena (‘mise in scene’) apuntalada desde Los Pinos y desde el búnker del PAN al intentar a toda costa, parar a López Obrador (consejos de Jorge G. Castañeda, izquierdista convertido al foxismo y verdugo, desde la SRE, de su examigo, el recientemente fallecido Adolfo Aguilar Zínzer, a quien le rendimos desde aquí nuestro más alto reconocimiento). La ‘comedia de las equivocaciones’ bautizada, en forma legaloide, como “juicio de desafuero” (remember la canción de “Los borregos” de Gloria Trevi e interpretada en coro en el Congreso de la Unión por la plana mayor de diputados del PRI y del PAN con honrosas excepciones) finalmente fue sepultado ante la indignación de la opinión pública nacional y mundial posicionada de los espacios públicos, y ante la presión de los ‘mass media’ que detonaron una práctica de comunicación política sin precedente. Y por supuesto, tras el “perdón presidencial” López Obrador repuntó como superfavorito para habitar el Palacio Nacional en el período 2006-2012 como posmoderno tlatoani del tercer milenio.

Volviendo a la “gran fiesta” vestida de azul anunciada desde Los Pinos ¿a qué “Marcha por la democracia” se refieren Fox, su vocero Rubén Aguilar y Manuel Espino, dirigente del partido blanquiazul? ¿Qué se piensa celebrar el próximo 2 de julio ante un Gobierno desacreditado y en franca desbandada, que perdió el rumbo desde el principio al apostar por la ‘frivolidad de Estado’ antes que enfrentar y abanderar, con dignidad, coraje, decisión y patriotismo, las causas y los intereses de los millones de mexicanos que los llevaron a Los Pinos? ¿Qué festina el PAN, cuyo saldo es un acumulado de derrotas electorales que raya en el absurdo siendo el “partido en el gobierno”?. ¿Por qué está tan contenta la élite en el poder cuando su futuro se antoja tenebroso y gris, aunque Santiago Creel fanfarrone en torno a que el PAN triunfará en los comicios presidenciales?

Más bien, tramposamente, y utilizando el pretexto de la ‘Marcha’, como lo han denunciado altos dirigentes del PRI y del PRD, se advierten las aviesas intenciones de los foxipanistas por ‘hacer ruido’ mediático a 24 horas de la jornada electoral del Estado de México violentando lo establecido en el COFIPE, en un afán de encumbrar a la gubernatura al candidato del PAN Rubén Mendoza Ayala, quien se encuentra abajo en la intención de voto del candidato tricolor Enrique Peña Nieto y quizás un poco arriba o emparejado con la inefable expresidenta de la CANACINTRA y candidata del partido del sol azteca Yeidckol Polevnsky.

El propio Roberto Madrazo, durante un mitin en Edomex y acompañado al candidato de su partido a la gubernatura, develó la estrategia de marketing político atrás del aquelarre ciudadano que se piensa montar partiendo del Angel de la Independencia: “…eso lo vemos como una jugada de carácter electoral, que tiene que ver con las elecciones del 3 de julio. Saben que van abajo en las encuestas…y lo que les queda es tratar de influir en el electorado saliendo en todos los medios con el acto que hayan celebrado en vísperas de las elecciones”, para después agregar: “¿Qué van a celebrar? ¿Van a celebrar que México tiene menos empleos que cuando nosotros éramos Gobierno? ¿Qué vamos a celebrar, que hay más pobres en México en este Gobierno? ¿Qué van a celebrar a un día de la elección de Nayarit y del Estado de México? No tienen más que celebrar que el enorme fracaso que ha tenido el gobierno federal”.

Como respuesta a lo declarado por Madrazo, y durante un mitin en Naucalpan de Juárez, el precandidato del PAN Santiago Creel arremetió contra el PRI acusándolo de corrupto y represivo acudiendo a figuras estereotipadas: “…yo no voy a permitir regresión alguna ni la vuelta de la corrupción con el PRI, y tampoco el inicio de la demagogia del PRD…el PRI no nos puede venir a hablar de democracia, el PRI puede hablar de represión: la matanza estudiantil fueron ellos, el FOBAPROA fueron ellos, las crisis que le quitaron el patrimonio a nuestras familias fueron ellos. ¿Con qué autoridad vienen a hablar de cambio y de eficiencia gubernamental?”.

Las escaramuzas por hacerse de votos y posiciones está al rojo vivo, y el Estado de México representa un poderoso bastión para los partidos en pugna, y en especial para el PAN y el PRI que intentan, a toda costa, ponerle una barrera al territorio negroamarillo de la ciudad de México dominado por el PRD, lo que seguramente repetirán en la próxima elección. Aunque con el potencial triunfo de López Obrador como Presidente de la República, el PRD multiplicará su presencia en todos los ámbitos del país incluyendo espacios gobernados por los tricolores y los blanquiazules.

Mientras el PRI y el PAN se desgarran las vestiduras en pos de un honroso segundo lugar en el ranking de posiciones de poder (la ventaja de los priístas es innegable), “El Peje” y su ‘estado mayor’ contemplan, como Napoleón en sus primera conquista de Europa, el escenario en actitud relajada. Finalmente, ellos, con ‘Marcha de la democracia’ o sin ella, se harán de la ‘joya de la corona’ del sistema político en el 2006, aún ubicada en Los Pinos.




* Presidente de ASEMASS&COMGLOBAL (Asociación Mundial de Semiótica Massmediática y Comunicación Global: www.semioticamassmedia.com) y Director del ISEPOL (Instituto Internacional de Semiótica Política y Comunicación Pública: www.semioticapolitica.com)

Hosting por TuSite