El Porvenir

¡Aplica ‘semiótica inferencial’ el sup Marcos!

Por Pablo Espinosa Vera*

Monterrey, Nuevo León, 24 de Junio de 2005

¿Cuál es el juego del Subcomandante Marcos? Y no me refiero a su lúdico desafío al Inter de Milán a un encuentro contra una selección zapatista ¿Por qué las fuerzas del EZLN, con todo y comunidades de simpatizantes, desaparecieron del mapa de la noche a la mañana ante una extraña “alerta roja”? ¿Prepara el Ejercito de Fox una ofensiva camuflageada de guerra contra la “narcoguerrilla”, al estilo del ELN de Colombia, a pesar de que los zapatistas siempre han rehuido coludirse o incriminarse con actividades criminales. En el contexto de una ‘semiótica connotativa’, los 44 plantíos de marigüana en predios destruidos por fuerzas castrenses en territorio alejado de la influencia zapatista, es el preámbulo para acusarlos de ‘narcoguerrilleros’, operación muy al estilo del expresidente Zedillo, pero hay que preguntarse: ¿quién sembró esas tierras de amapola, cuatro toneladas destruidas en los municipios de Tapilula, Rayón y Pueblo Nuevo, todos ubicados fuera de la región de los Altos en un total de casi cuatro hectáreas? ¿los propios soldados o los paramilitares que persisten tan activos como siempre, o la policía al servicio del Gobierno estatal, con el que el EZLN rompió relaciones de tajo, o campesinos contratados por narcos? Porque si insisten en incriminar a los zapatistas, es un crimen de lesa humanidad conociendo los códigos de ética comunitaria y los sistemas de significación que norman sus costumbres y que rigen entre ellos. Los ‘Caracoles’ son eso, un modelo de vida comunitaria.

Marcos es un personaje mass-mediático, un fantasma de la Internet cuyos mensajes y modalidades míticas y simbólicas navegan por la red de redes sin obstáculo alguno. Es un creador, un poeta, un ‘Marcel Duchamp’ ataviado de guerrillero (“¡Pero, esto no es una pipa!”, como diría el genial Foucault ante un icono de Magritte). Es un ‘Sherlock Holmes’ posmoderno (preguntarle a Paco Ignacio Taibo II, coautor junto con Marcos de la reciente novela negra a dos manos “Muertos incómodos”). Vaya, es hasta una romántica representación del mítico CHE Guevara, pero nunca un narcoguerrillero. ¡Por favor! La leyenda y el mito que se ha construido a su rededor, persiste, pero proyectándolo como un émulo de Emiliano Zapata antes que de Francisco Villa.

Desde lo más profundo de la Selva Lacandona el ‘sup’ oteó algo, algo husmeó, ató cabos y algo no le gustó. Tanta paz en el ‘México bárbaro’ es verdaderamente sospechosa. Tanta ‘armonía’ en el México oscuro (el de los pobres, el de los jodidos, el de los abandonados de la tierra, el de los indígenas discriminados) no le pareció. La ‘ofensiva bursátil’ lanzada por el BBVA Bancomer acusándolos de ‘lavado de dinero’ fue el primer golpe, al que respondió José Saramago. Y en nada le resultó verosímil el discurso del Comisionado para la Paz en Chiapas Luis H. Alvarez, a quien nunca ha recibido y quien manifestó que era extraña la “alerta roja” por estar todo en “paz”, misma versión que dio la Secretaría de Gobernación en un comunicado subrayando que todo está en “perfecta normalidad”, y que podrá reproducir el Secretario de la Defensa y hasta el Presidente Fox, obnubilado este último con el juego de la sucesión presidencial que se ha convertido para los foxipanistas en un juego de “perder-perder”.

¿Qué pasó con Oventic? ¿Por qué el principal bastión zapatista, ubicado en el municipio de San Andrés Larráinzar y sede del Caracol Resistencia y Rebeldía por la Humanidad y de la Junta de Buen Gobierno, quedó desierto de la noche a la mañana, destacando las cartulinas que señalaban “Cerrado por alerta roja”? ¿Y qué pasará con los demás ‘Caracoles’ abandonados,como los de Morelia, La Realidad, La Garrucha?

¿Marcos es un jugador mortal capaz de jugar a la “ruleta rusa”, como lo hace un soldado norteamericano en el Vietcong, según el film de Robert de Niro “El francotirador”? A pesar de sus temerarias declaraciones calificando a Madrazo de “gángster” y a López Obrador de émulo de Carlos Salinas, es difícil ubicar al líder del EZLN como un jugador torpe después de las cátedras de estrategia mediática y militar exhibidas al mundo entero. ¿O un jugador compulsivo, desorientado y con signos de perdedor iba a convencer de su causa y discurso a inteligencias de la talla de Alain Touraine, Regis Debray, Danielle Miterrand, Manuel Vázquez Montalbán, José Saramago, Oliver Stone, Yvon Le Bot, Adolfo Gilly, Carlos Montemayor, Noam Chomsky y muchos más?.

Otra pregunta: ¿Por qué, antes de la “alerta roja”, el sup Marcos se lanzó de lleno contra el sistema partidista en pleno y contra sus principales caudillos envueltos en una turbulenta y encarnizada lucha por el botín que representa la Presidencia de la República? ¿Qué motivó al líder guerrillero a comparar al propio Andrés Manuel López Obrador, el No. 1 en el “ranking sucesorio”, con su odioso enemigo (de AMLO), Carlos Salinas de Gortari, quien ha retornado a la arena política más vivo que nunca (tras la exoneración de su “hermano incómodo”), además de exhibir el afán de poder de la ‘nueva izquierda’ que, según él, se han olvidado de la ‘Revolución Democrática’?

Desde ‘La Jornada’, Hermann Bellinghausen describe el movimiento inusual y no explicado a la opinión pública, de fuerzas del Ejercito mexicano en la zona zapatista destacando el fortalecimiento de posiciones castrenses en Chenalhó y el ingreso por el cuartel de Rancho Nuevo de convoyes “especiales” desplegando un gran número de soldados a la selva lacandona. ¿Cuál es la intención de la SEDENA y de Los Pinos con esta artera movilización de fuerzas, que representa un acto de provocación y un abierto desafío al EZLN sin existir causa que lo justifique? ¿Un ataque sorpresivo para capturar al sup Marcos y desmembrar a los zapatistas, a pesar de que el siempre contradictorio vocero presidencial Rubén Aguilar acaba de señalar, con su retórica oficiosa, que la zona está en “perfecta normalidad” y que las puertas del diálogo están abiertas tras asegurar que “…no hay ningún indicio” de provocación por parte del Ejercito?

Pero el ‘sup’ Marcos, aplicando el pensamiento inferencial (método de lógica abductiva de Charles S. Peirce, padre de la semiótica pragmática), sí ha detectado “indicios”, signos, señales, que le permiten inferir una “bárbara y sangrienta ofensiva” sin requerir de pretexto alguno (después se inventan a través de las áreas oficiales de ‘comunicación social’, expertas en la invención de procesos ‘productores de sentido’). En fin: solo esto les faltaba al team ‘Fox & Co.’ para cerrar con ‘broche de oro’ el “Sexenio de las Vanidades Infinitas”, como diría el insigne periodista Tom Wolfe. O como diría el General Custer ante los indios: “¡Acaben con ellos! ¡Que no quede uno vivo!”.




* Presidente de ASEMASS&COMGLOBAL (Asociación Mundial de Semiótica Massmediática y Comunicación Global: www.semioticamassmedia.com) y Director del ISEPOL (Instituto Internacional de Semiótica Política y Comunicación Pública: www.semioticapolitica.com)

Hosting por TuSite