LA QUINCENA

¡El poderoso “factor Salinas” en el 2006-2012!

Por Pablo Espinosa Vera*

Monterrey, Nuevo León, 14 de Junio de 2005

La liberación de Raúl Salinas de Gortari, el famoso “hermano incómodo” del expresidente, forma parte del posmoderno discurso que ha venido construyendo Carlos Salinas de Gortari apuntalado por la máquina massmediática y grupos de presión y de interés estratégicos. Como preámbulo al ‘affaire Raúl Salinas’, y casi colindando con las pesquisas desplegadas por el procurador mexiquense Alfonso Navarrete Prida en torno al asesinato de su otro hermano Enrique Salinas (en el ojo del huracán, como indiciados, el último amor del ultimado, Gilda Deneken además de su abogado Mariano de Jesús Flores Arciniega y el empresario José Ricardo Hernández), destaca el escándalo provocado por el polémico libro de la argentina Olga Wornat (“Crónicas malditas”), donde exhibe las entrevistas secretas en un piso de New York entre la primera Dama Marta de Fox y el exPresidente, enfocadas a “descarrilar” a Andrés Manuel López Obrador como potencial candidato del PRD a la Presidencia de la República (hasta la fecha, ninguno de los implicados en la ‘novela negra’ han negado lo narrado por la bonaerense, quien no puede abandonar el país al enfrentar una demanda fincada por el personaje central de su “telenovela”, quien se siente difamada, calumniada y traicionada por la coterránea de Carlos Gardel).

El asunto del “Peje” le falló al autor del monumental libro de casi mil hojas “Mexico, un paso difícil a la modernidad” al recibir el ‘perdón’ del propio Vicente Fox que desmoronó el tautológico “juicio de desafuero”, revirtiéndose esta derrota del expresidente en contra de uno de sus principales operadores políticos, el flamante líder de los priístas Roberto Madrazo Pintado el que montó en cólera tras el performance del ‘perdón presidencial’ por interpretar la ‘mise in scena’ como el punto final a sus propias aspiraciones y ambiciones para conquistar Los Pinos. ¿O quién de los aspirantes a la silla presidencial “Dolores” se siente capaz, con las agallas y con el capital político, para derrotar a López Obrador en las urnas en julio de 2006?.

Pero Carlos Salinas no se da por vencido e insiste en sus pretensiones transexenales, como un poderoso ‘factor de poder’ o ‘fiel de la balanza’, como diría José López Portillo a través de su secretario particular, y la mira está puesta en construir una candidatura vía una superalianza partidista, a favor de Marta de Fox (sus aspiraciones a contender por el Gobierno de la Ciudad de México contra Marcelo Ebrard o cualquier otro perredista –Pablo Gómez, Demetrio Sodi, Jesús Ortega- están condenadas al fracaso) o de Elba Esther Gordillo sin descartar al “neoderechista” Jorge “El Güero” Castañeda quien fracasó en su intento de “parar como sea” (eso aconsejaba, con enjundia, a los foxipanistas) al inefable “Pejelagarto”.

Aparecer en portadas de revistas como ‘Proceso´(No. 1493, 12 de junio de 2005) coadyuva a fortalecer la imagen del expresidente aunque las notas interiores (¿cuántos leen, entre líneas, lo que publican los periódicos o las revistas?) sean adversas. En este tenor, el enunciado metafórico de McLuhan cobra sentido: “el medio es el mensaje”, y Carlos Salinas es un experto en el marketing de imagen. ‘La Jornada’, periódico antisalinista por tradición, también contribuye al proceso de remitificación del exmandatario quien, desde el campus de la Universidad de Harvard (fue a atestiguar la graduación de su hijo Emiliano) se dio el lujo de felicitar a los abogados de su hermano (Juan Collado, Alberto Bazbaz y Alonso Aguilar Zínzer, miembros de los tres bufetes contratados en la defensa del “hermano incómodo”) al conocer la orden de liberación, aunque el asunto de la fianza de 32 millones de pesos impuesta por la juez 13 de distrito, Silvia Estrever Escamilla, hizo “pasar aceite” al clan salinista, como lo manifestó eufemísticamente Paulina Castañón, cónyuge de Raúl Salinas: “si hay lana, pero está congelada” (los famosos cien millones de dólares en Suiza).

En este ‘affaire’ propio de Macbeth no hay que soslayar lo expresado por Marisela Ruiz Massieu, hermana de José Francisco Ruíz Massieu, cuñado de los Salinas y cuyo crimen se le endosó al propio Raúl aunque faltó un eslabón de la cadena para consolidar la ‘teoría’ (Manuel Muñoz Rocha): “…ellos ya dijeron que ese señor (RSG) no es culpable, entonces que nos digan quién fue y que reinicien las investigaciones. Han sido diez años de reclamos, diez años de que la familia Ruíz Massieu está exigiendo que se esclarezca el crimen de Pepe, y ahora nos dicen que este señor no fue, está bien, pero entonces preguntamos ¿quién diablos fue?”.

Ante la orden de libertad, el ‘Jefe Diego’ comentó que desconocía el expediente pero que hay que acatar lo que digan los jueces “cuando nos gusta o cuando no”, con lo que coincidió el jefe de Gobierno capitalino al comentar que desconocía si había existido una componenda entre el expresidente y el propio Fox en torno a la exoneración del “hermano incómodo” En fin, como diría el legendario Carlos Lacroux en sus exitosas redionovelas: “nadie sabe, nadie supo, nadie sabrá…”.

Les escenarios de Salinas de Gortari para el 2006

Destaca ‘Proceso’ que Carlos Salinas está de regreso; él regresó desde hace años. Los oficios de megaempresarios ante el Presidente Fox abogando por Salinas, destacando el cabildeo del ‘Jefe Diego’, un incondicional del expresidente, fue una labor excelente, al extremo de convertir a Salinas en un superasesor de Los Pinos tras bambalinas quien presionó botones estratégicos para dirimir conflictos de “misión imposible”. Parte de este cabildeo del ’superabogado del diablo’ (remember el film de Taylor Hackford protagonizada magistralmente por Al Pacino & Keanu Reeves?) implica las relaciones entre el Presidente George W. Bush y el presidente Fox, que en infinidad de ocasiones se deterioraron gravemente. Allí, en el centro de Washington, los manejos maquiavélicos de Salinas, amigo íntimo de George Bush padre, lograron resultados formidables (testigos de cargo: el excanciller Jorge G. Castañeda y su sucesor Luis Ernesto Derbez, quien estuvo en un tris de hacerse de la Secretaría General de la OEA).

La base de poder económica y política del exmandatario para influir en la sucesión presidencial no debe menospreciarse. Los empresarios salinócratas conforman una larga lista que hay que tener presente (Carlos Slim Helú, Roberto Hernández, David Peñaloza, Carlos Peralta, Roberto González Barrera, Claudio X. González, Eugenio Garza Lagüera, Ricardo Salinas Pliego, Antonio del Valle, Alberto Bailleres, Alfonso Romo, Isaac Saba, etc. ) como la lista de personajes políticos ubicados en posiciones de poder (Roberto Madrazo, Elba Esther Gordillo, Manuel Bartlet, Manlio Fabio Beltrones, Leonardo Rodríguez Alcaine, Emilio Gamboa Patrón, Joel Ayala Almeida, Genaro Borrego Estrada, Raymundo Gómez Flores, Carlos Rojas Gutiérrez, Humberto Roque Villanueva, etc.). Además, su influencia en el aparato mediático (Televisa & TV Azteca) es notable, red de redes que le servirán para articular alianzas y cabildear negociaciones de toda clase (gubernaturas, Congreso, sindicatos) ante el hecho de que Andrés Manuel López Obrador será el triunfador en los comicios presidenciables del 2006.

Difícilmente, Salinas y su grupo lograrán transformar la intención de votos de las mayorías electorales las cuales, tras la pésima experiencia de un gobierno de centro-derecha, darán un ‘golpe de timón’ hacía la centro-izquierda (“El Peje”), pero Carlos Salinas construirá una ‘red amortiguadora’ que le permitirá un amplio margen de maniobra (y de ejercicio de poder a ultranza) en el próximo sexenio. Este ‘amortiguador’, conformado por poderosas corrientes políticas y empresariales, funcionarán como contenedor ante las políticas y acciones ‘antisalinistas’ implementadas desde Palacio Nacional (ya no desde Los Pinos) las que, igual que como ocurrió con Fox (salinista a ultranza quien fue doblegado a base de ‘golpes bajos’), tendrán que encontrar su tono e irse moderando, en una ruta muy similar a la seguida por el “feroz antineoliberal” Inazio Lula da Silva, quien ahora comparte el pan y la sal con los megapoderosos dueños del capital y de vidas y haciendas.

Carlos Salinas, además de maquiavélico y visionario, es un ‘arquitecto’ de la realpolitik, y no hay que descartar que de llegar al poder López Obrador, establezca una ‘correa de transmisión’ con el tabasqueño vía su examigo del alma y quien seguramente despachará en la SEP o en la SEGOB: Manuel Camacho Solis. Y es que no hay que olvidar que, en política, todo es posible (la forma es fondo, como diría don Jesús Reyes Heroles). Y eso lo sabe Carlos Salinas a la perfección quien, innegablemente, está de regreso. Y quien lo dude, cuestión de preguntarle a Fox & Martita. Así que, no hay por qué espantarse. ¿O sí?





* Presidente de ASEMASS&COMGLOBAL (Asociación Mundial de Semiótica Massmediática y Comunicación Global: www.semioticamassmedia.com) y Director del ISEPOL (Instituto Internacional de Semiótica Política y Comunicación Pública: www.semioticapolitica.com)

Hosting por TuSite