Semiótica del Poder
Agosto 27 de 2000
El 'muchacho alegre' de la Democracia
 
Por Pablo Espinosa Vera

Las contradicciones empiezan a polarizarse: mientras los 'vientos de la democracia' permean, en un ambienbte de paz y tranquilidad, la logósfera chiapaneca con el triunfo inobjetable del candidato de ocho partidos de oposición ('Alianza por Chiapas'), el caciquismo más nefasto irrumpe, a sangre y fuego, en un municipio del Estado de México gobernado por 'La Loba' dejando un saldo de más de quince masacrados que se atrevieron a desafiar el statu quo corporativista  (de inspiración priísta, como lo reconoció Dulce María Sauri)  impuesto por la feroz Guadalupe Buendía Torres y sus secuaces.

     En otro escenario, el Discurso Democrático de centro-izquierda (¿¿??) instaurado por el Presidente Vicente Fox (en Washington D.C. recibió la Medalla Democrática Internacional que le fué conferida por el Center for Democracy en el entorno del BID, festejando de antemano el triunfo y los aciertos del futuro gobierno foxista) se ha deteriorado seriamente ante la ofensiva perpetrada por fuerzas de la ultraderecha que sienten que les  ha llegado su hora contando, a ultranza, con la propia bendición papal (la santificación de varios religiosos, víctimas de la Guerra de los Cristeros, fué la primera señal; la' segunda remite al propio triunfo del candidato de la 'Alianza por el Cambio' cobijado por un partido de derecha, y la tercera corrió por cuenta de los diputados del Congreso de Guanajuato al aprobar la impopular 'Ley antiaborto'  que hizo temblar al propio Fox durante su gira por Sudamérica).

     Esta polarización ideológica, que no preocupa en extremo pero que puede degenerar en actitudes abiertamente fascistas impactando la gobernabilidad (¿cuántas 'Lobas'  más están al acecho para desestabilizar al régimen entrante?  ¿cuántos Jorge Serrano Limón persisten agazapados en el espacio latente de las actitudes más retrógradas y reaccionarias? ¿cuántos prelados y 'principes de la iglesia' se mantienen en estado de alerta para 'bendecir' a potenciales terroristas convertidos en 'salvaguardas' -el caso de 'La Patrona'- de las buenas conciencias?), ha aflorado a la velocidad de la luz en plena fiesta foxiana, como un mensaje dirigido al corazón del propio Fox  que deberá concentrase en interpretar, con inteligencia y sangre fría, los contenidos subyacentes de los diversos significados impresos en cada señal. Es decir, debe definir una ideología y una ruta que doten de sentido al Discurso Democrático hecho de palabrarería y de metáforas tautológicas.  ¿O esperará, acaso, si insiste en su "pragmatismo de primer impacto" a que las 'camisas pardas' empiecen a desfilar por el Paseo de la Reforma para tomar el Zócalo, o a que los signos del caciquismo más intolerante -'halcones'  en espera de salir a escena,  guardias blancas y facciones paramilitares tras un nuevo Acteal, líderes sindicales repudiados por la sociedad chantajeando al gobierno y a los propios trabajadores (¿la "Guera" Rodríguez Alcainde?), capos del narcotráfico desafiando a las instituciones- exploten y hagan katharsis atentando contra la casi naciente República que Porfirio Muñoz Ledo y su think-tank de la 'Comisión de Estudios para la Mesa de la Reforma del Estado' recién instalada empiezan a bosquejar tímidamente?.

¿Chiapas,  último bastión de la derecha priísta?

     El Presidente Fox se lució, virtualmente, con los vecinos del Norte; el discurso sobre 'The Mexican New Democracy', fué abrumador, considerando que la 'cereza sobre el pastel' se llamó Chiapas. Más que discutir y negociar sobre temas de agenda de primer orden (la famosa 'certificación' ; el  problema crucial de los migrantes, muchos de ellos "píezas de caza" de rancheros estadounidenses; la apertura inmediata de la inversión extranjera en zonas sagradas como la industria eléctrica y Pemex; la lucha contra el monopolio de Telmex que afecta empresas transnacionales de EU;  la modernización del TLC), Fox enfocó sus baterías en torno al nuevo país permeado por los aires de la "democracia sin ajetivos" como diría Enrique Krauze, miembro del flamante 'brain's pool' comandado por Muñoz Ledo.

     Pero el PRI no ha tirado la toalla ni se ha resignado a ser un partido perdedor a pesar de haber fracasado en su intento de convertir a Chiapas en el símbolo del 'renacimiento priísta', como lo concebían Roberto Madrazo, José Murat y Roberto Albores, entre otros. Y, sí, perdieron un bastión estratégico, pero no lo perdieron todo: el 51.4% a favor de Pablo Salazar Mendiguchía frente al 45.7% de Sami David David no refleja una victoria arrasadora. Y los estrategas del tricolor se reagrupan, con rapidez, tras su reunión en Veracruz, para evitar más debacles en los cercanos comicios de Jalisco (el PRI está, fácticamente, 'hecho paleta') y en Tabasco (el liderazgo de Madrazo está en juego en dicha plaza, si es que aspira a suceder a Dulce María Sauri al frente del expartidazo de Estado).

     Tras reconocer el dolor de la derrota (los priístas hablaron de que Albores Guillén había dado un 'albazo zedillista' al someterse a las órdenes´provenientes de Los Pinos de aceptar el triunfo del candidato de la 'Alianza por Chiapas') , Sami David David lanzó un enunciado para Ripley: "...yo niego que el Sur sea el comienzo de la tumba del PRI..." sin lograr digerir, aún, el hecho de que Vicente Fox se adelantó a todas las instancias oficiales para felicitar a su oponente como virtual ganador de la contienda ("madruguete"):  "...como Presidente electo, mi compromiso y obligación será trabajar conjuntamente con Pablo Salazar a fin de lograr la paz y la concordia...". Y el que se mantenía en un mutismo mortal (al menos, al momento de escribir este texto) era el inefable subcomandante Marcos consciente, tal vez, que la 'fiesta democrática' debería esperar un poco más y que ni Chiapas ni mucho menos el EZLN iban a actuar como el Center for Democracy otorgando preseas y diplomas  a priori al nuevo Presidente electo que se placeó a sus anchas, presumiendo la victoria de Chiapas y su propia victoria como símbolos de una literaria New Democracy que aún no acredita su status de legitimidad plena.

     ¿Qué espera Marcos para festinar el arribo de la democracia a Chiapas y para establecer contacto con el Presidente Fox que insiste en reunirse con él antes de su toma de posesión?. Quizás desconfía de la atmósfera que se ha creado. Es un hecho que los priístas, con todo y sus grupos paramilitares tipo 'Paz y Justicia' ganaron las elecciones en la zona crítica (Ocosingo, Las Margaritas, San Juan Chamula, Tenejapa, Comitán, Pueblo Nuevo, etc.), en los Altos y en la Selva Lacandona, y puede perpetrarse un marcocidio si el líder zapatista (¡detesto el término ezelenita, que conste!) hace acto de presencia en un arranque de efusividad. Además, los efectivos del Ejercito Mexicano aún obedecen órdenes de su Comandante en Jefe y enemigo del líder del EZLN, el propio Presidente Zedillo. Así que, a esperar hasta el 1 de diciembre para que el enigmático líder del EZLN aparezca en escena.

Los 'coletazos' (sangrientos) del dinosaurio

     Roberto Madrazo ya hizo las paces con Dulce María Sauri en presencia de todos los gobernadores de extracción priírtas invitados por Miguel Aleman a Veracruz, donde quedaron liquidadas las aspiraciones de Rodolfo Echeverría Ruíz, Mario Moya Palencia y Alfredo del Mazo de hacerse del liderado del expartidazo; a su vez, el consenso en torno a la potencial candidatura de Madrazo fué casi unánime.

     Pero el partido tricolor, envenenado por el 'virus de la democracia', se resiste a cambiar a pesar de la aplastante derrota, como lo reflejan los hechos ocurridos en Chimalhuacán (casi 15 muertos más un centenar de heridos) donde los priístas capitaneados por 'La Loba', de la Organización de Colonias y Pueblos Unidos se enfrentaron, pistola en mano, a los priístas de Antorcha Campesina que celebraban el triunfo de su candidato a la alcaldía Jesús Tolentino Román Bojórquez en contra del sobrino de 'La Loba' que simbolizaba la continuidad del cacicazgo familiar (la lideresa, por supuesto, desapareció, y júrelo que nunca darán con ella).

     Ante los indignantes hechos, la líder nacional del PRI Dulce María Sauri no tuvo más remedio que reconocer, en un acto de 'mea culpa',  que "...el PRI asume su responsabilidad histórica por haber tolerado a dirigentes y agrupaciones en el seno del partido mismo, cuya conducta condenable lastima y destruye, pero hoy se les dice ¡ya basta! ¡Nunca mas!...".

Por supuesto, este golpe de pecho no pasa de ser puro teatro y retórica: el PRI, en sí, está conformado por esta red de redes donde pululan las mafias, los líderes naturales convertidos en seres intocables y omnipotentes, las facciones más pútridas de la sociedad, los personajes que inspiraron "La Ley de Herodes" (¡te chingas o te jodes!).  Sin esta base popular, lúmpen, el PRI difícilmente existiría. ¡Y ahora, Dulce María se sorprende y trata de engañar a la sociedad misma con lágrimas de cocodrilo que ni ella se cree!. ¿Y así aspiran a resucitar al dinosaurio, que todavía está aquí, como diría Monterroso?.

     Los pendientes de Fox son muchos, incluyendo darle la puntilla al dinosaurio, que puede significar el revival del PRI como el 'Ave Fénix'. Pero, ¿con Madrazo al frente?. Aunque Fox y sus partidarios también deben preocuparse por el PAN (¿de derecha? ¿de centro-izquierda? ¿de centro, a secas?) y por construir, en el plano del contenido, antes que en el de la forma, el Discurso Democrático que tanto vienen cacareando sin contar con referentes reales ¡puros enunciados performativos saturados de promesas y de buenos deseos! Aunque todo tiene un límite.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite