Semiótica del Poder
Junio 30 de 2002
¡El 'Show foxiano', en el grado cero!
 
Por Pablo Espinosa Vera

En la entrega anterior insistimos en el ‘Waterloo’ a enfrentar por el Presidente Fox tras la debacle de la Selección Nacional en el marco del Mundial Korea-Japón (Italia y España también fueron víctimas del ‘Cártel del Arbitraje’ construido para favorecer a Korea), y gran parte del ‘realismo crítico’ (Kafka) de dicho ‘Waterloo’ tiene que ver con el balcanizado Gabinete presidencial que urge ‘deconstruir’ a fondo (en el sentido de la ‘deriva’ de Derrida tan criticada por Eco).

También comentamos en dicho texto (“Get out!, de EU a México, con amor”; Página Uno, 23-VI-02) que al Primer Mandatario aún le queda un ‘as’ bajo la manga para  distraer a la opinión pública ante los actos fallidos del “Gobierno fantasma” que encabeza: la canonización de Juan Diego por Juan Pablo II el 31 de julio en la ‘logósfera mariana’ de la Basílica de Guadalupe, excelente performance generado por la maquinita ideológica de ‘producción de sentido’ o de ‘invención de realidades-otras’ como diría Heidegger en torno al ‘Ser’  (aquí, se conjuga la labor del ámbito eclesiástico generando sinergia con el universo político-presidencialista urgido de ‘acontecimientos’ fuera de serie que ‘desenfoquen’ la opinión pública; en este contexto de ‘desviaciones’-léase: espectáculo circense- un futuro evento mediático lo puede ser el potencial juicio público  de Luis Echeverría como principal indiciado y autor intelectual de la masacre del 10 de julio protagonizada por los “Halcones”en 1970).

Aparte de Jonathan Davis (¿un norteamericano?), Presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores que se niega a entregar la información solicitada por el IFE en torno a los fondos ilegales de procedencia extranjera utilizada por los foxistas en la campaña del actual mandatario (Lino Korrodi, Carlota Robinson, Luis Ernesto Derbez, y Miguel Hakim persisten en el ‘ojo del huracán’ del “Foxgate  con cada vez más furia) ganándose un ‘proceso administrativo’ de desacato (se refiere a la sentencia dictaminada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal quien instruyó al IFE para iniciar las investigaciones), el nuevo ‘sujeto de la enunciación’ que se llevó los reflectores lo fue, ni más ni menos que el verdugo de los editores: Francisco Gil Díaz, jefe de las finanzas nacionales y quien provocó una turbulencia en los mercados al comentar que México estaba muy cerca de la ‘argentinización’.

Ipsofacto, el Presidente Fox desdijo, en tono inverosímil,  lo comentado por su ‘cerebro financiero’: “...el mes de abril y el mes de mayo ya fueron de recuperación en crecimiento. Hay una serie de indicadores que así lo muestran. Así es que no hay para nada, una situación parecida a la de Argentina”, comentario apuntalado desesperadamente por el Secretario de Gobernación Santiago Creel quien insistió que la gobernabilidad del país estaba garantizada tras señalar que el imprevisto disparo del dólar a $10 era efecto de la oferta y la demanda existente dentro del mercado interno y no a lo declarado por su colega de la Secretaría de Hacienda (Francisco Gil Díaz reveló, ante las Comisiones de Hacienda del Congreso y para presionar en torno a la aprobación de las ‘reformas estructurales’ foxistas, del grave descenso en el renglón de ingresos públicos, situación que se contrarrestaba a través de la venta de activos –ya queda poco que vender- y de la bursatilización; el siguiente paso, ante la pérdida de dichos instrumentos: financiar el gasto con mayor deuda pública, lo que repercutiría en el aumento del déficit gubernamental, potencial ‘bomba de tiempo’ que hizo explotar al gobierno de Argentina).

”¡No, a mayor endeudamiento!”: Fox

La disyuntiva mortal latente en el Gobierno, es la siguiente: o se logran mayores niveles de recaudación vía impuestos o inversión privada (los ‘Contratos de Servicios Múltiples’ anunciados por PEMEX para abrir la inversión privada en la exploración y extracción de gas en la Cuenca de Burgos, es el nuevo ‘curricán’ lanzado por el Gobierno para ver si ‘muerden el anzuelo’ los miembros del Congreso), o se recurre a nuevos préstamos como el ofrecido, generosamente, por el FMI, línea de crédito ‘disponible’ para México que oscila entre US$15,000 y US$30,000 millones (más los criminales intereses, of course).

En su programa radiofónico “Fox en Vivo, Fox Contigo”, el Presidente reveló, en actitud de heroicidad que “...yo, como Presidente de la República, insisto una y otra vez, hay muchas gentes que me vienen con el canto de las sirenas y que me invitan a que aumente el presupuesto, a que me exceda en gasto, a que resuelva los problemas. Si el dinero del presupuesto yo lo obtengo por otras vías y me excedo, lo que provoco es eso, lo que provoco es devaluación, lo que provoco es crisis, lo que provoco es que suban las tasas de interés, lo que provoco es que vuelva la inflación”.

Ya encarrerado con su discurso, y sin hacer alusión a su Secretario de Hacienda, a quien avaló discretamente, acudió al lenguaje metafórico de la cultura popular para redondear sus enunciados: “...es lo mismo que pasa en una casa. Cuando en una casa se empieza a gastar más de lo que se recibe, al principio se piensa que se resuelve con un endeudamiento, pidiendo prestado, pero al rato ya no podemos pagar lo que pedimos prestado, tampoco podemos completar para el gasto y nos vamos metiendo más y más en un enredo”. El mensaje subyacente fue el siguiente: abrir el ramo energético a la inversión privada es el único camino para generar ‘riqueza pública’ sin menospreciar otros ‘big business’ como el Plan Puebla Panamá  (recibió un fuerte impulso en la recién inaugurada V Cumbre del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla) , la construcción del nuevo aeropuerto, el otorgamiento de concesiones múltiples (remember el Renave que se intenta resucitar), los ‘joint ventures’ con transnacionales, los ya agotados ‘Pidiregas’ resemantizados en los ‘Contratos de Servicios Múltiples’ de PEMEX, las reformas en el ámbito de las telecomunicaciones (la ley persiste en ‘stand by’), la construcción de vivienda popular, la edificación del nuevo mausoleo del libro dedicado a Carlos Fuentes (la ‘Biblioteca México’ que  costará miles de millones), la cesión de carreteras  y muchos grandes negocios que descansan en el escritorio presidencial bajo el rubro “Top secret”.

Dos mujeres y un diario en la vida ‘sincrónica’ de Fox

En este mar de indefiniciones y de dobles lenguajes sobresalió la presencia de dos mujeres en el ámbito mediático: por una parte, doña Mercedes Quesada Echaine, madre del Presidente quien, al salir del templo de San Cristóbal en San Francisco del Rincón expresó a los reporteros: “...todos tenemos que tener paciencia para que lleguen los cambios a fondo que prometió Vicente, porque van a llegar”.

En el otro extremo ideológico la amazónica Rosario Robles, recurriendo a la técnica epistolar y manifestando una impaciencia total se lanzó de lleno contra el Presidente cuestionando su propio valor para defender la soberanía nacional: “....lejos de asumir su responsabilidad, ante el incumplimiento de las promesas de cambio ofrecidas en la campaña presidencial, la salida fácil ha sido culpar al Congreso de la Unión y a los partidos de oposición. Se amenaza y se utiliza el chantaje para presionar a la Nación...¿hasta cuándo vamos a tener un Presidente que se faje bien los pantalones y defienda nuestro petróleo, nuestro gas, nuestra electricidad?”.

Al referirse a lo expresado por Francisco Gil Díaz ante el Congreso, que el Presidente desmintió dos horas después comentó, dándole lectura al texto de referencia: “...en los últimos días los mexicanos hemos sido testigos de contradicciones en el equipo gobernante que ponen en riesgo al país. Ya basta. México necesita un rumbo seguro. El país está en una grave situación y parece que usted no se da cuenta...se aderezan con palabras de cambio y reformas estructurales, políticas que son de continuidad de las que emprendieron los gobiernos de Salinas y Zedillo...los mexicanos no hemos visto el cambio y por eso nos preguntamos: ¿hasta cuándo?”.

El influyente periódico del ‘establishment’ The Washington Post (Noam Chomsky: “Los Guardianes de la Libertad”) coincidió, en tono escéptico, con lo expresado por la presidenta del PRD. En su edición del pasado domingo reconoce el franco estancamiento del gobierno de Fox así como el de una administración paralizada y conflictiva: “...Fox se ha mostrado incapaz de avanzar sus metas y la euforia de su elección ha desvanecido. En su lugar hay una preocupación cada vez mayor de que la historia pudiera recordar a Fox como el hombre que acabó con el reinado del PRI, pero logró poco como Presidente,,,habiendo perdido el impulso inicial de su celebrada victoria, Fox enfrenta ahora por lo menos otro año de estancamiento, debido a un clima político cada vez más agrio, de cara a las elecciones legislativas del 2003...a dos años de su elección, Fox preside una administración paralizada y discordante que ha fracasado en cumplir la cascada de promesas sobre un México más rico, seguro, mejor educado y menos corrupto”. Asimismo, el diario destaca las “hostiles relaciones” con el Congreso y el caos en su Gabinete además de  la derrota, en la agenda estadounidense, de la lucha por la legalización de 3.5 millones de inmigrantes destacando un comentario del politólogo Lorenzo Meyer respecto a que el PRI podría recuperar la Presidencia en el 2006 y con ello, sepultar todo un pasado de corrupción y de impunidad.

El ‘show foxiano’ se ha agotado. La credibilidad está en el punto cero (como lo está ante la ‘mafia del arbitraje’ de la final del Mundial a escenificarse hoy). El espectáculo ya no da para más. El ‘Discurso Oficial’, sustentado en una Hermenéutica cartesiana, ha naufragado peor que el “Titanic” y las parafernálicas ‘puestas en escena’ son desairadas. El Gabinete sufre los efectos irreversibles de la pérdida del sentido. Ahora, solo le queda a los miembros de la élite en el poder flotar de a muertitos a la voz de ¡no hagan olas! y esperar un milagro de San Juan Dieguito para llegar a la otra orilla.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite