Semiótica del Poder
Noviembre  10 de 2002.
¡Fantasma de Zedillo, con Fox!
 
Por Pablo Espinosa Vera

El exPresidente Ernesto Zedillo no tuvo empacho en mostrar sus verdaderas cartas ‘pro-foxistas’ para apuntalar a su sucesor que despacha en Los Pinos y así, desde el ‘think-tank  globalizador’ de la Universidad de Columbia en New York tildó de mentirosos y de ‘irresponsables’ a los gobernadores integrantes de la CONAGO (Conferencia Nacional de Gobernadores...del PRI y del PRD) al referirse a la supuesta carencia de recursos que dicen padecer (“...lo estados quieren más dinero, pero no más responsabilidad. Eso es imposible. En esa materia yo apoyo al gobierno federal”) tras condenar, de golpe, el discurso de los mandatarios rebeldes sustentado en  exigirle mayores recursos a Fox y a la Federación (“...evidentemente están desesperados por el dinero (pero yo les diría) O.K., si quieres dinero, entonces porqué no nos sentamos y alcanzamos un acuerdo para sacar adelante una reforma fiscal”) argumentando el ‘escamoteo’ que les hicieron a las entidades federativas de $40,000 millones de pesos vía argucias de la Secretaría de Hacienda  a la vez que se ejerce un dispendioso y discrecional ‘gasto corriente’ en beneficio de Los Pinos y de las Secretarías de Estado triple ‘A’.

Simultáneamente, el exmandatario, ahora al servicio de corporativos estadounidenses de cobertura transnacional (Procter & Gamble; Union Pacific; Forbes) respaldó la decisión de Fox de no avalar la decisión unilateral del Presidente George Bush de atacar a Irak al margen de las resoluciones de la ONU exhibiendo una actitud oportunista y falaz motivada, quizás, por su temor ante el reposicionamiento de Carlos Salinas de Gortari, (amigo cercano del Canciller Jorge G. Castañeda) quien, en próxima fecha se reunirá con el expresidente George Bush y con Rob Mulroney, exPrimer Ministro de Canadá para celebrar simbólicamente el 10º. aniversario y el éxito del TLCAN, lo que le acercará micrófonos y reflectores mediáticos.

 Pero, además, Zedillo se cobró una factura pendiente en contra de la ‘nomenklatura madracistalidereada por el propio Carlos Salinas: la de aliarse con Fox vía Elba Esther Gordillo para aplastar a la facción leal al zedillismo (Francisco Labastida, Emilio Gamboa, Beatriz Paredes, Dulce María Sauri, Rogelio Montemayor) involucrada hasta el cuello en ‘The Pemexgate affaire’ que está muy lejos de haber sido olvidado (el propio exmandatario deberá comparecer al corto plazo para aclarar su probable complicidad por lo que le urge congraciarse con su sucesor).

Por supuesto, los priístas  reaccionaron airadamente ante la posición adoptada por Zedillo  tildándolo de traidor y de ‘desinformado’, tras ‘deshecharlo’ públicamente como potencial líder del expartidazo como lo expresó el diputado Samuel Aguilar, cercano colaborador de Roberto Madrazo al preguntársele si se le sigue considerando líder del priísmo: “...por supuesto que no, porque no tiene ningún liderazgo sobre los priístas, ni moral ni en ningún sentido. Además la conferencia que dió en Columbia ni siquiera se trataba del tema, así que qué hace de oficioso con el Gobierno de Fox”. Por su parte el gobernador de Veracruz Miguel Alemán Velasco comentó, mordaz, que “...un ex Presidente de la República tiene la misma fuerza que un tehuacán sin gas” mientras que el senador Manuel Bartlett se tiró a fondo: “...lo mejor que podría hacer Zedillo es callarse, da vergüenza oírlo, lo que diga no tiene más valor  que lo que dice en calidad de empleado de empresas transnacionales norteamericanas. El pudo haberse callado, es lo que debería de hacer, es una vergüenza que se diga priísta”

El fatídico ‘error de diciembre’ renace, como algo fantasmal

  Desde la cúpula tricolor se emitió un comunicado ‘antizedillista’ donde se destaca que la difícil situación que viven las entidades federativas, incluyendo a las representadas por la Conago, es una consecuencia “...de su denominado error de diciembre” tras señalar que “...el CEN del PRI manifiesta su total desacuerdo con las recientes declaraciones del ex Presidente Ernesto Zedillo, respecto de su descalificación a las legítimas demandas que vienen haciendo los Gobernadores integrantes de la Conago a favor de la transparencia, rendición de cuentas y el federalismo, que deben normar el ejercicio presupuestal de los recursos del pueblo”. Acto seguido se destaca en el texto que “...es de recordar que buena parte de la estrechez  en que se viene desenvolviendo la administración pública, se debe a las decisiones tomadas durante la administración del Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León para corregir su denominado ‘error de diciembre’ cuya secuela de rescates bancarios nos dejó a muchas generaciones de mexicanos la pesada carga de pagar un adeudo creciente de cientos de miles de millones de pesos” (el Presidente Fox, al anunciar los destinos del próximo presupuesto federal del orden de 1 billón 970 mil millones de pesos, compuesto de cuatro ‘bolsas’, comentó que la primera de éstas tiene un valor de 550 mil mdp de cuya administración se encargará el gobierno aclarando que “...si le quitamos los pagos por rescates carreteros y bancarios quedan aproximadamente 250 mil millones para repartir a todas las secretarías”. Es decir, los ‘errores’ heredados del gobierno de Zedillo, quien ahora se asume como ‘consejero moral’, mermarán el presupuesto del 2003 en 300 mil millones, más del 50% del ‘gasto social’).

Revela, Eduardo Sojo, ‘conspiración’ contra el ‘crecimiento con calidad’

Mientras el Presidente anunciaba desde León Guanajuato su proyecto de presupuesto federal, mismo que promoverá ante el Congreso de la Unión subrayando, al referirse a la segunda de las cuatro ‘bolsas’ que representa $520,000 millones de pesos, de  la reducción y austeridad contemplada en todas las dependencias federales para beneficiar a estados y municipios (“...vamos a transferir 10% más de participaciones federales a los estados y municipios, y 4.5% más en términos reales a los ramos 33 y otros en apoyo a desarrollo”), el Coordinador de Políticas Públicas de la Presidencia Eduardo Sojo Aldape revelaba, en un cónclave panista celebrado en Querétaro donde dictó la conferencia “Lineamientos, plataforma legislativa 2003”, los lastres y resistencias que conspiran en contra del proyecto de ‘crecimiento con calidad’ impulsado por el Gobierno de Fox: “...en cada una de estas líneas (desarrollo con calidad, desarrollo educativo, y gobernabilidad democrática) enfrentamos lastres, resistencias y vientos encontrados. Existen intereses e inercias que conspiran contra un crecimiento con calidad (¿los ‘conspiradores’ están en el Congreso de la Unión?), contra un desarrollo social y humano”. Acto seguido, hizo énfasis en que esos intereses “que apostaron al fracaso” del gobierno foxista, se habían equivocado tras señalar que las metas y objetivos estaban vigentes aunque no sería fácil alcanzarlos.

En el mismo escenario, donde se concentraron panistas del Estado de México, San Luis Potosí, Hidalgo, Guanajuato y Querétaro, Eduardo Sojo anunció que en los criterios de política económica que en breve se turnarían al Congreso no se consideraban nuevos impuestos destacando, al tocar el tema de la política fiscal, que ésta solo se lograría tras lograr el consenso entre los principales actores: el poder Ejecutivo, el Legislativo y los Gobernadores, instancias que deberían hacerse conscientes de su rol para responder a lo que la sociedad espera de ellas, y la única forma de que puedan cumplir es “...haciendo crecer el pastel, y para hacer crecer el pastel se necesita esa reforma hacendaria y, repito, cuando se den los tiempos políticos, sería un tiempo trascendental para el país”.

Fox a la Conago: “¡No hay!” mientras un gobernador asume el rol de ‘Judas’

En medio del huracán arreciado por la ¿imprevisible? intromisión de Zedillo en el delicado tema de la redistribución de los recursos, el jefe de la Nación había abierto sus cartas durante una gira por Monterrey flanqueado por el futuro Secretario de Economía Fernando Canales Clariond. Allí, en el marco del ‘Encuentro Nacional Municipio 2002’  invitó a los miembros de la Conago a negociar “...en términos flexibles y prudentes” enfatizando que no se pueden hacer “cuentas alegres”: “...no podemos ni debemos gastar lo que no tenemos...y la Federación, sencillamente, no puede distribuir lo que no tiene” (según reportes de la SHCP, el total de lo recaudado de enero a septiembre de 2002 por vía impositiva registra un déficit de $54,066 millones por efectos de una mal planeada y fallida  reforma fiscal) tras señalar que la falta de recursos “...no es un problema político, sino aritmético” (en su listado de ‘cinco puntos’ dedicados a los gobernadores ‘rebeldes’ el Presidente Fox subrayó el aumento substancial de la transferencia de recursos de la Federación a estados y municipios, que pasó de $323 mil millones de pesos en 1999 a $542 mil millones en el 2002 representando un incremento global de 49.28%).

Durante una gira posterior por el Estado de Guerrero, una de las entidades más pobres, y afectado por el ‘síndrome Zedillo’ (¿rol de ‘esquirol’?), el gobernador priísta René Juárez Cisneros tronó gratuitamente (¿qué le ofrecieron?) contra los miembros de la Conago al declarar, ante un sorprendido Vicente Fox: “...no podría dejar de reconocer, porque no sería sincero, que siempre he contado con gran disposición de sus colaboradores. Yo no ando peleando con sus colaboradores. Yo entiendo perfectamente las limitaciones que tenemos. Me ubico en la realidad y trato en esa realidad y esa escacez de sacar lo mejor para nuestra gente”. Antes, y en un ‘performance’ de eminente ‘cargada política’, magnificó la actitud de Fox calificando como un acto de “congruencia y de amor”  su preocupación y afán por invertir en obras de salud y de justicia social practicando, a la vez, una extraña ‘autocrítica’ dirigida a los gobernadores amotinados (¿la ‘irresponsabilidad’ de la que habló Zedillo?): “...no podemos exigir, en ánimo de congruencia, lo que nosotros no pudimos hacer en muchos” obligando al Presidente a declarar, casi sonrojado: “...creo que aquí hay un ejemplo claro de una relación constructiva, de este federalismo que paso a paso  vamos construyendo y de la manera de sumar fondos a través de bolsas mixtas para hacer más con menos”. ¿Qué simboliza este extraño ‘golpe de timón’, análogo al ejercido por Zedillo, que amenaza con contagiar a más de un priísta autoflagelándose en un ritual buñuelesco de ‘mea culpa’?.Quien sabe. Aunque los tambores del ‘Pemexgate’están a punto de volver a resonar.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite