Semiótica del Poder
Diciembre 1 de 2002.
El de Fox, “Gobierno indeciso”: MMH
 
Por Pablo Espinosa Vera

El exPresidente Miguel de la Madrid, en un ‘coup de dés’ (Mallarmé) dio en el blanco al calificar al régimen foxista como “...un Gobierno indeciso”, factor que está apuntalando el resurgimiento del partido tricolor: “...en caso de que el gobierno panista no atienda las demandas populares subirá la posibilidad de que otros partidos, entre ellos el PRI, ganen las elecciones...el PRI, después de la conmoción que significó perder la Presidencia de la República, está agarrando su paso, se está unificando. Roberto Madrazo es un buen presidente del PRI y eso nos posiciona muy bien para las elecciones locales que habrá durante el año 2003, y para las federales, en las que se renueva la Cámara de Diputados” (lo anterior lo comentó el exMandatario tras la ceremonia de asunción y toma de protesta de Natividad González Parás como candidato del PRI a la Gubernatura de Nuevo León donde se avizora un triunfo contundente del priísta sobre un alicaído régimen panista).

Y De la Madrid tiene razón: al cumplirse, hoy, los 730 días de Fox en el poder (el primer tercio de su Gobierno) el ambiente está permeado por un halo de escepticismo y de desencanto por no hablar del ‘estado de terror’ en que viven los hombres del campo amenazados por un neoliberal TLCAN cuya renegociación se antoja imposible; ante la desgravación de productos agropecuarios provenientes de Estados Unidos y Canadá a partir del 1 de enero de 2003 algunos analistas sugieren al Presidente Fox diferir la apertura agroalimentaria consignada en el TLCAN tras advertir el riesgo de la pérdida en el sector de hasta 800,000 empleos directos en el primer año de aplicación del acuerdo comercial (parte de dicho ‘trauma’ lo simboliza la reciente movilización de miles de campesinos de Morelos que bloquearon la carretera México-Cuernavaca exigiendo que el Gobierno federal les restituyera $$3,575 pesos por hectárea siniestrada por la sequía, a lo que finalmente tuvieron que ceder las autoridades).

Ante dicho escenario que incrementará los niveles de pobreza extrema en el campo, el Secretario de Estado Colin Powell, en el marco de la pasada 19 Reunión de la Comisión Binacional se limitó a comentar que “...el TLC ha sido beneficioso en México. Hay problemas, lo sé. Sé que hay un problema particular en el sector agrícola y que será más difícil en el 2003, y sómos muy sensibles de eso, yo estaré hablando con el Secretario Castañeda de eso mañana”, pero el propio Canciller acababa de declarar en entrevista con ‘Reforma’ que “...eso está en manos de las Secretarías de Economía y Agricultura, de saber en cada caso qué corresponde hacer: apoyo a los productores mexicanos (hasta el exPresidente De la Madrid reconoce, ante dicha apertura de fronteras, que “...va a ser urgente que se establezcan programas de auxilio y de apoyo al sector agropecuario” destacando, con relación al tautológico ‘blindaje al campo’ anunciado por el Gobierno federal: “...a mí me parece que es una cuestión de emergencia. Pero el blindaje, yo no entiendo todavía de qué se trata”), invocación de salvaguardas que prevé el tratado, negociación de posposición de la desgravación por acuerdos a la amable, por así decirlo, no necesariamente como parte del tratado. Corresponde a Agricultura y Economía qué hay que hacer en cada caso. En efecto es un momento difícil como era previsible que fuera desde hace diez años”.( ¿Negociar “a la amable” con el Coloso del Norte?).

El saldo de la ‘deriva deconstruccionista’: impasse tras impasse

La ‘Espada de Damocles’ que pende sobre los productores del campo no es la única amenaza seria resentida por el ‘Gobierno del Cambio’. Como se comentó en el artículo anterior (Fox y el ‘marketing semiotics’; ‘Página Uno’, 24-XI-02), el listado de pendientes es largo destacando el impasse de la inconclusa ‘Reforma Hacendaria Distributiva’ (según el argot de los magos de las finanzas de Hacienda) que no logró consumarse por falta de cabildeo eficaz como lo destaca el exPresidente De la Madrid tras refutar lo comentado por Zedillo (criticó a los gobernadores de la CONAGO de eludir responsabilidades como apoyar la aprobación de la reforma fiscal discutida en el Congreso, mientras exigen la restitución de recursos que les fueron ‘escamoteados’): “...el hecho es que la reforma no salió y no salió por falta de habilidad del Poder Ejecutivo de presentar un buen paquete de reforma y saberlo negociar”; “¿No es un buen argumento entonces el del Presidente Zedillo?”; “No. No es un buen argumento. Lo que debemos hacer ahora es organizar un diálogo nacional para definir la reforma tributaria” (antes había subrayado que “...tiene que haber una reforma hacendaria general para el País. La carga fiscal de México es muy baja. Andamos en no más del 12%, cuando hay países comparables con el nuestro como pudieran ser Brasil, Chile, Argentina, que tiene entre un 18 y un 20% de carga fiscal”).

Por la misma ineficacia de negociación con el Legislativo, y de manera similar a la fallida reforma fiscal, Fox mantiene estancada la tan urgente y priorita ‘reforma eléctrica’ (exigida, entre otros, por los empresarios británicos con los que se reunió el Presidente en su pasada visita al Reino Unido) que le permitiría a la industria eléctrica capitalizarse con inversión privada –se requiere una inversión bruta superior a los $60,000 millones de dólares al tipo de cambio actual- además de lograr satisfacer las demandas requeridas al corto y mediano plazo (actualmente se generan más de 40,000 MW previéndose para el período 2002-2011 la entrada en operación comercial de 61 nuevas centrales de ciclo combinado de generación que produzcan 28,864 MW para satisfacer la demanda de energía lo que aumentaría la capacidad a 63,212 MW).

‘Carta a Santa Claus’ para lo que resta del sexenio

En fin, este domingo 1 de diciembre no hay nada que celebrar ni existen motivos para echar las campanas al vuelo aunque se presuma de grandes logros “metafísicos” que orbitan en un ‘mundo posible’ (¿”Foxilandia”?) que nada tiene que ver con el México hiperrealista –el ‘realismo crítico’ de Kafka- y pauperizado en blanco y negro (de 70 a 80 millones de mexicanos sobreviven en estado de pobreza a secas; de este porcentaje, validado por el Banco Mundial, por la CEPAL y por pobretólogos como Julio Boltvinik y Nora Lustig,  30 millones se debaten en el infierno de la  pobreza extrema subsistiendo debajo de la ‘línea de la pobreza’: con un dólar al día –diez pesos- o menos).

En este tenor, el Presidente Fox y su equipo podrán festejar con champagne cuando obtengan logros como los siguientes, que dotarían de sentido al Gobierno y a la tan ansiada ‘gobernabilidad’   partiendo de un contexto de “cuento de Caperucita Roja” (presuposicional): en primer término, en los larguísimos cuatro años que le restan en Los Pinos, Fox debería hacer un esfuerzo sobrehumano para aceptar su falibilidad y su naturaleza humana (donde ‘errar’ es, hasta cierto punto, normal)  para empatarse con el estereotipo del ciudadano medio (los gobernados antes que siervos y plebeyos); en segundo término, trabajar para instaurar una política de comunicación horizontal sobre el principio de respeto a los potenciales interlocutores (por supuesto, el ‘Leviatán de la Verdad’ o ‘Hermenéutica de Estado’ instalada en Los Pinos, la que a priori dota de “sentido” y de “significado” a  todos los referentes habidos y por haber para consolidar la ‘raison d’Etat’, deberá desaparecer); en tercer término, desarrollar un esfuerzo titánico (¡gargantulesco!) para que la transición democrática llegue a buen puerto promoviendo un nuevo pacto social vía la construcción de consensos con todos los grupos representativos de la sociedad; en cuarto lugar, y que resulta inaplazable: ‘deconstruir’ el fallido ‘gabinetazo’ que amenaza con precipitar a la Nación a un precipicio insondable (¿ejemplos?; las nefastas “políticas” impuestas a sangre y fuego por ‘aristotélicos’ del corte de Jorge G. Castañeda, Santiago Creel, Francisco Barrio, Francisco Gil Díaz, Reyes Tamez Guerra, Josefina Vázquez Mota, Ernesto Martens, etc. etc.).

Un quinto requisito lo representaría el  trasladar a la sociedad civil el esperpento de ONG denominado ‘Vamos México’ que no es más que una plataforma o ‘parapartido político’ camuflageado para impulsar la candidatura de Martha Sahagún a la Presidencia. Como sexto punto el establecer una Política Social de Estado enfocada a instrumentar un auténtico combate a la pobreza promoviendo estrategias de autogestión en todas las comunidades del País apuntaladas por una política de microcréditos. Un séptimo requisito lo sería consolidar el federalismo, como la exigen legítimamente los gobernadores de la CONAGO, descentralizando recursos y decisiones para lograr un desarrollo integral de la República.

Y siguiendo en esta secuela de sueños e ilusiones, un octavo punto estaría relacionado con el establecer una sana distancia y una relación de respeto y de equidad con los medios de comunicación evitando técnicas de chantaje (negar publicidad) y de intimidación como las propaladas tras el fallido viaje a Europa (en actitud ilocutiva, el Presidente y su Canciller condenaron a los medios impresos que no fueron leales y sumidos ante  los dictados provenientes de Los Pinos que les pedían reproducir y magnificar toda clase de discursos y de ‘puestas en escena’ permeadas por la retórica y por la hipocrecía). Asimismo, un noveno inciso se referiría a la lucha contra la corrupción en el interior de la megamáquina o ‘caja negra’ representada por la administración pública (el “Pemexgate” en primer término) extendiéndose al propio combate, al margen de simulaciones y de toda clase de complicidades aún vigentes, al narcotráfico y al crimen organizado, aunque suene a sueño guajiro.

Y la inútil ‘Carta a Santa Claus’ puede seguir hasta el infinito: reforma laboral a favor de los trabajadores; justicia a los hombres del campo amenazados por un depredatorio TLCAN que ningún ‘blindaje’ contenderá; educación de calidad al margen de discursos tautológicos y de acuerdos casi gangsteriles con el SNTE; respeto mínimo a los idealistas postulados de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública transgredida  por el propio titular del Poder Ejecutivo al imponer sus propias reglas del juego; reivindicación a los diez millones de indígenas sometidos a una ley reaccionaria y xenófoba, y un largo etcétera confinado en el mundo de los sueños. Y como soñar no cuesta nada...

 

artículo siguiente >
Hosting por TuSite