Semiótica del Poder
Septiembre 17 de 2000
El último 'grito' de los tecnócratas
 
Por Pablo Espinosa Vera

El título de este artículo se refiere, no al mítico, estereotipado y  ritualístico 'Grito' del 15 de Septiembre, que forma parte de las costumbres y tradiciones de la cultura popular y que le sirve al tlatoani en turno para darse un baño de pueblo y de 'historia patria'  transmutándose, por algunos minutos y desde el nada modesto balcón central de Palacio Nacional, en el propio padre Don Miguel Hidalgo convocando a la rebelión contra los gachupines y contra la dictadura impuesta  por la Madre Patria desde ultramar, haciendo repiquetear las campanas  de su modesta parroquia de San Miguel de Allende y  enarbolando el estandarte de la Virgen de Guadalupe que el propio Fox se atrevió a 'profanar' durante su campaña política  (todo a nivel de puesta en escena, que conste). Más bien, y en la misma línea metafórica, podemos remitirnos al espantoso cuadro, "El Grito", transformado ya en un símbolo icónico del genocidio ocurrido en los campos de Auschwitz,  de Edward Munch, realizado en 1893, o al críptico film de Antonioni (o la  película del mismo Jerzy Skolimowski) con un título similar,  por no hablar, incluso (en la posmodernidad, todo vale) de la famosísima rola de The Beatles: "Twist and shout"  que nos invita a sumergirnos en una logósfera lúdica y dionisíaca donde se instauran y se conmutan nuevos códigos y  los convencionalismos pasan a segundo plano.

     El 'grito' de los tecnócratas, que es un extraño sincretismo de todo lo anterior, está directamente enraizado con el 'Sexto Jinete del Apocalipsis'  que el Presidente electo Vicente Fox se ha comprometido a erradicar: el de la Corrupción, símbolo de lo antinacional que irrumpe en las formas más extrañas y caprichosas como lo ilustra, para ejemplificar, el  "autodestierro"  del expresidente Carlos Salinas de Gortari, acusado de haber esquilmado a la Nación, a través de paquetes accionarios y otros instrumentos bursátiles, producto de las privatizaciones  e imposibles de detectar por ser 'anónimas' (Telmex, Banamex, AHMSA, Mexicana y Aeromexico, PIPSA, Bancomer, etc.), la nada despreciable suma global de US$ 50,000 millones según estimaciones de algunos analistas malpensados  (aunque la cifra sea ficticia no hay que olvidar que en el imaginario social y simbólico las leyendas se convierten en mitos difíciles de desterrar, como lo fué el caso del Presidente Miguel Alemán cuyo estigma como 'Gran Saqueador del Erario Público' creció como bola de nieve durante medio siglo).

     Tras el caso Salinas, que aún persigue el PRD como "caso latente en proceso de comprobar y de verificar" irrumpe, con furia massmediática, el  juicio del ahora indiciado y prófugo de la ley Oscar Espinosa Villarreal,, tecnócrata de cepa y zedillista de corazón además de exSecretario de Turismo de quien existe orden de aprehensión, acusado de peculado por no haber comprobado a satisfacción, el gasto de más de $400 millones de pesos erogados (¿¿??) durante su gestión como Jefe del DDF, caso al que debe de agregársele, en esta saga corruptible, el misterioso suicidio del exOficial Mayor de la Procuraduría General de la República Juan Manuel Izábal Villicaña tras detectársele cientos de miles de dólares depositados en cuentas diversas en el Citibank y en otras instituciones banacarias. Al anterior se suma el 'affaire de los narcogenerales' apresados por la PGR (Mario Arturo Acosta Chaparro y Francisco Quiróz Hermosillo además de mantenerse  en la mira al general Roberto Miranda, Jefe del Estado Mayor Presidencial). Y el último de los capítulos en esta inefable telenovela política: la del  escalofriante suicidio , al estilo Almódovar, del Subsecretario de la Secofi  Raúl Ramos Tercero,  hombre de todas las confianzas y amigo personal del Presidente Zedillo así como del Secretario Herminio Blanco, y operador del proceso de cesión de derechos (concesión) para explotar el Renave (Registro Nacional de Vehículos), mismo que se entregó en 'charola de plata' (datos condidenciales de millones de mexicanos) a la empresa Talsud, propiedad del genocida y multiasesino argentino Ricardo Cavallo (durante la era de la dictadura militrar, quien además se dedicaba a robar autos)  y ahora acosado por el juez español Baltazar Garzón,  "El terror de Pinochet"..

Fox: "...se tiene que averiguar qué hay detrás"

     El Presidente Fox se encuentra sumamente preocupado por el inusitado suicidio del Subsecretario Raúl Miguel Ramos Tercero (la PGR ya dió su veredicto al respecto eliminando toda posibilidad de asesinato, según ellos, aunque el experto en criminología Luis José Hinojosa Domínguez esboza la tesis del 'suicidio inducido') como lo expresó  al enterarse del caso: "...por supuesto que en una muerte que puede ser por distintas razones, se tiene que averiguar qué hay detrás..." . Y una de dichas razones, muy fácil de inferir sin necesidad de ser semiótico, es la red de corrupción y de malos manejos que se había tejido dentro del entramado del Renave proyectado como un negocio extraordinario sacado de la manga  (igual que el de la tenencia) que iba a reportar miles de millones de dólares tanto al Gobierno Federal como a la empresa concesionaria, que fué aceptada sin existir licitud de ninguna clase.Simplemente, en forma discrecional y bajo la mesa, se le entregó al exmilitar argentino el pasaporte para poder fiscalizar a los posesionarios de vehículos que se suman por millones. ¡Para Ripley!

     Pero, además, lo más extraño: las seis cartas que dejó en su automóvil, junto al cuerpo, el hoy occiso, todas de carácter 'exonerativo' y en tono de mea culpa: "...mi único error fué el no haber medido mis fuerzas y capacidades en la ejecución de este proyecto (Renave) que por su extraordinaria complejidad exigía mucho mayor prudencia de la que yo ejercí..." (¿se mandaba sólo dicho funcionario de tan alto nivel?). . Al dirigirse al periódico 'Reforma' , quien reveló la verdadera personalidad de Ricardo Miguel Cavallo, enfatiza el funcionario en cuestión: "...mis responsabilidades ante mis superiores y ante la sociedad están a la vista de todos y están sujetas al más duro escrutinio, muchas veces injusto. En cambio ustedes, su periódico, ¿ante quién responde?...El daño que me hicieron a mí, al país, a las instituciones, ¿cuándo lo van a pagar...?". Por supuesto, omite el daño que el Renave, en manos criminales y facciosas, le iba a ocasionar a millones de connacionales quienes siempre vieron dicho 'impuesto' con malos ojos, sospechosamente, y  la vox populi es sabia  y casi nunca se equivoca. 

     Fox, quien hace unos días cesionó con su pre-Gabinete, en pleno, e informó que se crearían 'núcleos' intersecretariales para hacer sinergia en relación con temas nacionales (seguridad pública, pobreza, política social, macroeconomía y microeconomía, política exterior, etc.), y quien acaba de realizar su tercera macrogira internacional por países centroamericanos para potenciar el poder comercial de los estados mexicanos del Sur incluidos en el "Mecanismo de Tuxtla" además de proponer a los mandatarios de mesoamérica un 'Plan Regional de Desarrollo' (¿¿??), seguramente que está afinando un instrumento o mecanismo para sentar en el banquillo de los acusados a eminentes miembros de la élite tecnocrática para someterlos a una escrupulosa 'rendición de cuentas', sin que pese el antecedentes de ser amigos personales de De la Madrid, de Carlos Salinas o del aún Presidente Zedillo. Y nos referimos a peces gordos de la talla de Herminio Blanco (a nadie convenció con su actitud y sus poses de Poncio Pilatos ante el sacrificio de su hombre de confianza. "...un ser que todos nosotros, en Secofi,  reconocemos como un gran economista, un gran amigo y un gran mexicano...", tanta grandeza, en boca de don Herminio Blanco, resulta sospechosa), de José Angel Gurría, de Rogelio Montemayor, del general Enrique Cervantes y de muchos más que después del 1 de diciembre pasarán a formar parte del ejercito de los simples mortales. Aunque la complicidad se puede extender y contaminar a la propia logósfera foxiana utilizando, como potenciales elementos de chantaje las cuentas del Fobaproa y otros mecanismos de contuberniocomo lo son los bancos (¿Banamex, Banobras, Banrural, Bancomext?), por sólo citar algunas 'salidas de escape' aunque no todos se salvarán del inminente 'Grito' que acecha por todas partes, en especial, en el ámbito de los mass-media que cuentan con ejercitos de 'filtradores de ítems' de todos los calibres

La 'muerte inútil' de Carlos Castillo Peraza

     Impulsor del PAN y modernizador de su ideología (sincretismo entre la doctrina tradicional y los códigos, pragmáticos y efectistas, esgrimidos por los neopanistas),  además de enemigo de los mass-media a quien no vaciló en manifestarles su odio y su desprecio, Carlos Castillo Peraza murió como muchos quisiéramos hacerlo: en una ciudad alemana y de un electrizante paro cardiaco. Es decir, murió literariamente, dentro de una gran metáfora que enriquecerá los procesos interpretativos de la clase política y la propia semiosis social conformada por la lectura que harán sus miles o millones de seguidores con los que contaba el intelectual yucateco destacando los panistas tradicionales de la talla de Diego Fernández de Cevallos, Felipe Calderón Hinojosa (su discípulo más cercano análogo al ayudante de Guillermo de Barkerville en la novela de Umberto Eco "El nombre de la rosa"),  Luis H. Alvarez, y muchos más, entre los que no debe incluirse a Vicente Fox (¿o sí?) aunque éste se conduela  por la perdida del magistral intelectual yucateco quien posiblemente iba a ocupar una posición privilegiada en su Gobierno (¿Presidente de CONACULTA? ¿Director del FCE? ¿Rector de la UNAM? ¿Embajador en Francia o en Alemania? ¿Candidato a la gubernatura de Yucatán? ). En fin, sirvan estas líneas de reconocimiento al destacado  pensador e ideólogo cuya muerte, como diría Octavio Paz y José Gorostiza, debe considerarse inútil: una pérdida total para Fox, para el PAN y para la nueva y posmoderna generación que veían en el intelectual-político a un paradigma del tercer milenio, nunca comprendido por sus propios correligionarios que nunca debieron dejarlo partir.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite