Semiótica del Poder
Enero 21 de 2001
¡Declaran, 'Cárteles', guerra total!
 
Por Pablo Espinosa Vera

El Presidente Fox le ‘declaró la guerra’ al narcotráfico y a la delincuencia hace unos días durante una visita a la ciudad de Tijuana, sede del ‘cártel’ comandado por los temibles hermanos Arellano Félix (Benjamín, Francisco y Ramón) y la respuesta del crimen organizado vino de inmediato simbolizada en la insólita fuga, muy al estilo de un film de Stanley Kubrick (“Dr. Strangelove or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb”, 1963) o de Donald Siegel (“La fuga de Alcatraz”, 1978) con el ¿”escape”? del inefable jefe y fundador del ‘Cártel de Sinaloa’ Joaquín Archibaldo “El Chapo” Guzmán Loera quien, como en su casa traspasó, imperturbable, la puerta de salida del penal de máxima seguridad de Puente Grande sólo comparable con el de Almoloya de Juárez (ahora 

La Palma) o el Cefereso de Matamoros. ¿Cuántos millones de dólares tuvo que erogar el “Enemigo Público No. 1” de los Arellano Félix y socio del también célebre Héctor “El Güero” Palma Salazar cuya ‘fuga”, junto con “El Texas” se tendrá que posponer tras el escándalo generado por su aliado, escándalo que la opinión pública nacional y mundial interpretan como una ‘cuchillada’ al “Discurso Anticorrupción” magnificado por el nuevo Gobierno a tambor batiente (desde el Director hasta el más humilde de los guardias coadyuvaron al “Gran Escape del Milenio”, de eso no hay duda)?.

Pero el nuevo Mandatario y su pool de asesores y operadores que conforman la ‘tautológica’ Comisión de Orden y Respeto no quitan el dedo del renglón, aún teniendo ante la vista el recrudecimiento de la “Guerra de los Cárteles” (la consigna: “¡todos contra los Arellano Félix!”) y el propio desafío que el posmoderno ‘Syndicate of Crime’ le hace al flamante  Gobierno de Oposición, instrumentando un nuevo ‘plan’ o megaproyecto de seguridad recientemente anunciado por Fox desde el ensangrentado Estado de Sinaloa (más de mil masacrados en los primeros tres años de gobierno de Juan S. Millán) publicitado con el neomedieval título de “Cruzada Nacional Contra la Delincuencia” que remite a la vieja retórica estatista carente de contenido que no ha logrado contener el avance del crimen organizado optando, mejor, por la vía más cómoda: la complicidad, la corrupción  y el silencio ante ‘cañonazos’ de millones de dólares, como lo reconoce el nuevo Procurador, General Rafael Macedo y de la Concha con relación a la propia  PGR:  “A veces tengo la impresión que en la Procuraduría existía un gran tesoro del que todos participaban (¿los “ríos de oro”?); desde el momento en que perdieron su acceso a  éste, hoy reclaman (colaboradores y despedidos) las razones por las que fueron separados de algo que creen que solamente les pertenece a ellos” (Milenio, No. 175, 22-I-2001).

¿Cómo enfrentará el Gobierno de Fox a esta ‘hidra de mil cabezas’  del narcopoder que todo lo corrompe y lo contamina, como lo ilustra el surgimiento de las indescriptibles ‘narcodemocracias’ y de los ‘narcoestados’ permeados por la ‘derrama’ y los beneficios de una riqueza ‘demoníaca’ imposible de rechazar y/o evitar (el caso del General Jesús Gutiérrez Rebollo, elevada a nivel de leyenda en el reciente film “Traffic”dedicado a los hermanos Arellano Félix, es un ejemplo entre los miles por documentar destacando el de los ‘narcopolíticos’ y el de otros generales)?.

Ante inminente ‘colombianización’, ¿se aplicará en México un ‘Plan Colombia’?

La red de ‘Cárteles’ mexicanos, que reciben y distribuyen un amplio porcentaje de cocaína, que además intercambian por armas según convenio recientemente descubierto del ‘Cártel de Tijuana’ con las FARC,  entre otras drogas (heroína, crack, mariguana, anfetaminas)  permiten prever la imposibilidad de evitar una potencial  ‘colombianización’que el propio titular de la PGR tiende a exorcizar y a negar sin mucha vehemencia: “...ojalá y no, ojalá y no...he escuchado mucho que México se está colombianizando y yo digo que estámos muy lejos de ello”, aunque el propio Presidente Fox, en entrevista con The Financial Times, se comprometió a “reinventar” la policía antinarcóticos (¿una nueva versión de “Elliot Ness & the Intouchables”) tras enfatizar que “...vamos a poner orden en el país” (la critica mundial proveniente de influyentes medios estadounidenses y europeos tras la “fuga” de “El Chapo” Guzmán fue implacable en sus deducciones poniendo en entredicho el rumbo del nuevo Gobierno y la propia gobernabilidad  ante la  inestabilidad provocada por actos de violencia perpetrados por el crimen organizado, lo que reconoció el Subsecretario de Seguridad Pública, Jorge Tello Peón –el titular de la SSP Alejandro Gertz Manero evita dar la cara- al señalar que el Gobierno Federal estaba fácticamente  incapacitado para contener y combatir a las fuerzas del hampa, incluyendo al narcotráfico en primer sítio).

En este contexto, resulta extraña y hasta  inexplicable (¿estrategias ‘heterodoxas’ de la nueva Política Exterior ‘Expansionista’ que no quiere saber nada de la ‘Doctrina

Estrada?)la  reciente entrevista entre el líder supremos de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia),  Manuel “Tirofijo” Marulanda Vélez, y el Embajador para Asuntos Especiales de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, Andrés Rozental  (exembajador en Londres y hermano del Canciller Jorge G. Castañeda), entrevista que parece  tuvo como objetivo el  tender puentes desde México ofreciendo el rol de fungir como “mediadores de la paz” para reforzar los esfuerzos promovidos por el Presidente Andrés Pastrana, además de  discutir el controvertido tema del intercambio de prisioneros, al acercarse la fecha de expiración de la zona de distensión en el sur de Colombia (San Vicente del Caguán) cedida a las FARC  como una señal de ‘buena voluntad’ que no ha prosperado (el 31 de enero expira el plazo concedido sin lograr, aún, que los guerrilleros acepten regresar a la mesa de negociaciones que abandonaron hace meses, lo que detonará el inicio del “proceso de vietnamización” por parte de fuerzas estadounidenses y latinoamericanas como lo consigna el “Plan Colombia” enfocado a combatir a los narcoguerrilleros y a expoliar las zonas de cultivo de las hojas coca en dicha nación que produjo en el 2000 la tercera parte de la cocaína a nivel mundial en 122,500 hectáreas cultivadas generando casi mil toneladas según se infiere del “Informe Mundial Sobre la Droga 2000” que elaboró y difundió la Organización de las Naciones Unidas en Contra de Drogas y la Prevención de Crímenes).

Retornando a la entrevista “Tirofijo”-Rozental: ¿se buscaba, acaso, ‘legitimar’ a las FARC ante el Gobierno Mexicano a cambio de desalentar los intercambios (cocaína por armas) convenidos con el ‘Cártel de Tijuana’, ademas de “sensibilizar” al jefe del movimiento guerrillero colombiano para aceptar los términos de paz evitando, así, la detonación del

“Plan Colombia” de efectos imprevisibles que le servirá al Presidente Bush para justificar su política de línea dura y para apuntalar la nueva edición de la  Economía de Guerra impulsada por su progenitor?. Todo es posible, aunque con la ‘Guerra de los Cárteles’ en puerta, dicho “contacto” resulta más que temerario (¿se entrevistará, ahora, el Canciller colombiano con los grandes capos mexicanos para hacerlos entrar en razón?).

Y ahora, George W. Bush en el rancho de San Cristóbal

Fuera de control, tanto ante el crimen organizado, en pie de guerra (le tomaron la palabra a Fox que les declaró la guerra)  como ante los embates del EZLN y del Subcomandante Marcos que mantiene en estado de terror a los grupos más conservaduristas  y a las fuerzas de derecha en pleno (los megaempresarios le claman a Fox boicotear el arribo de los zapatistas a la Ciudad de México coincidiendo con el PRI más reaccionarios y con los representantes de una chauvinista  iglesia católica simbolizados en la figura del Obispo de Ecatepec Onésimo Cepeda quien, ante los restos de Santa Teresita del Niño Jesús imploró y suplicó para que el sup Marcos “...deje de estar fregando...”), el Presidente y su pool de colaboradores tendrán que enfrentar, ahora, al nuevo mandatario del Coloso del Norte que anunció vía su vocero Ari Fleischer, su próxima visita el 16 de febrero al rancho de su homólogo mexicano en San Cristóbal incluyendo, como tema prioritario de su agenda, el combate a fondo contra los ‘cárteles’ mexicanos cuyo destino final es hacer llegar la cocaína a suelo norteamericano. Más presión, pues.

Fox buscará ‘apalancarse’ con el ahora hombre más poderoso e influyente del planeta para posicionar su imagen y sus estrategias neoliberales y promover la inversión de los vecinos del Norte a tierras mexicanas, a los que ha venido cabildeando arduamente pero, a cambio, deberá apoyar, en forma incondicional,  tanto el plan de una “política energética integral”  entre los países miembros del TLC  (¡todo el gas y el petróleo de México para USA!) como una política antidrogas impulsada desde la Casa Blanca que incluye, además de la deshonroza y vergonzante ‘certificación’ unilateral, el permitir la libre operación de agentes de la DEA en territorio mexicano y el apoyo irrestricto al “Plan Colombia” considerando, quizás, el envío de tropas nacionales al país sudamericano como mensaje subyacente y ‘efecto demostración’ para que otras naciones hispanas se sumen a la “gran causa” tras formar un Ejercito Latinoamericano similar al de los ‘Cascos Azules’ que EE:UU: manipula a control remoto (hasta  el General  Barry McCaffrey , ex zar antidrogas y defensor a ultranza de esta “cooperación”, se sintió complacido por la visita de Bush a suelo mexicano: “...es una buena señal que en lugar de ir a Kosovo vaya primero a México. Mi primera lectura es que el Presidente Bush por instinto va a buscar una mayor cooperación con México...”). En fín, ese es el precio de la ‘globalización’ a la que tanta fe le profesa el nuevo inquilino de Los Pinos, igual que su antecesor.

¿Logrará el Gobierno foxista, aliado al Presidente Bush y en parte a “Tirofiho” (si éste les hace caso), establecer una base de apoyo lo suficientemente poderosa para combatir, con eficacia, al crimen organizado y a los omnipotentes barones de la droga que intentan convertir los penales de alta seguridad en “zonas de veraneo” para ‘años sabáticos’?. Puede ser, aunque ponga en peligro a la narcoeconomía nacional que depende ¿en qué medida? de los “quemantes” miles de millones de narcodólares magistralmente ‘bursatilizados’.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite