Semiótica del Poder
Julio 16 de 2000
Capítulo 2: ¿El 'Imperio' contraataca? (¡uf!)
 
Por Pablo Espinosa Vera

Mientras el PRI se debate en su lecho de muerte, el virtual  Presidente Fox (aún falta el dictámen del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal declarándolo Presidente electo) actúa a velocidad para la reconstrucción del Poder (sic) contando, para tan delicado proceso, con la coadyuvancia del Presidente Zedillo quien en su programa radiofónico del 8 de julio aseguró que no habrá frustración para la transición. "...debemos apoyar a quienes asumirán el Gobierno a partir del 1 de diciembre, pues es necesario que cuenten con las mejores condiciones para iniciar su mandato con eficacia...".

Como parte estratégica de dicho apoyo a ultranza, que le ha ganado al Primer Mandatario ser "candidateado" como traidor por la llamada 'ala populista' del PRI (Roberto Madrazo, José Murat, Manuel Bartlett, etc.), el titular de Hacienda y serio aspirante a formar parte del nuevo dream team foxista, José Angel Gurría, anuncio con bombos y platillos que el Gobierno contaba con una "armadura millonaria" para enfrentar cualquier contingencia entre el 2000 y el 2001 del orden global de $58,344. millones de dólares, formados por US$ 26,440.millones disponibles en líneas de crédito más las reservas internacionales del Banco de México del orden de US$ 31,904. millones. Este "blindaje" económico, por supuesto, fué aplaudido por el futuro Mandatario quien reconoce a Zedillo como su gran aliado (y a la élite tecnocrática en su conjunto, varios de los cuales serán llamados al Gabinete empezando con Luis Téllez Kuenzler y con Herminio Blanco además del propio Esteban Moctezuma Barragán, ampliamente "recomendado" por el Presidente Zedillo fungiendo como "puente" para su contratación Diego Fernández de Cevallos ...¡Aunque Usted no lo crea!).

La 'luna de miel' existente entre ambos Presidentes puede terminar al ceder, el priísta, la banda presidencial tan añorada por Fox, pero es improbable que eso ocurra: el reconocimiento público que hizo el Primer Mandatario al triunfo del guanajuatense, una hora antes de darse a conocer los primeros resultados preliminares del IFE por conducto de José Woldenberg, es un performance que nunca olvidará Fox. Su triunfo, que hubiése podido ser impugnado ferozmente por las huestes priístas (se rumora que existía un operativo para "tirar el sistema" y provocar un verdadero caos  a nivel nacional), fué legitimado desde Los Pinos  por el último de los Tlatoanis desalentando toda provocación perpetrada por fuerzas reaccionarias, acción que le dió al Presidente de la República una credibilidad a toda prueba, en su carácter de "artífice de la transición democrática", lo que se dice fácil pero es enormemente complejo además de connotar un riesgo enorme (se está "entregando" el Poder en sí, corazón y cerebro del Sistema Político inamovible durante más de siete décadas).

Y el "PRI-TANIC"  en el fondo del oceáno...

Y así, mientras Fox prepara un largo viaje que incluye visitas a Washington (Clinton, George Bush Jr. y Al Gore, entre los anfitriones), Madrid (el Rey Juan Carlos y José María Aznar en primer plano) y algunas capitales de América Latina (Chile, Argentina, Brasil Perú...) donde platicará con sus pares, además de afinar la conformación de su Gabinete contratando los servicios de consultorías internacionales ('Headhunters') que le propondrán a los "mejores hombres" (¡fuera, grillos tradicionales, que viven como magnates parasitando al Gobierno desde tiempos ancestrales!), los priístas no logran ordenar su destino como miembros de un "partido político" a secas que difícilmente volverá a ostentarse como 'Partido de Estado'.

El nuevo Presidente electo lo profetizó varias veces: su lucha estába encaminada a hechar al PRI de Los Pinos, a hundir al "PRI-tanic" sin misericordia alguna. Y lo logró empatando con el imaginario simbólico de 15'988,740 millones de mexicanos que lo apoyaron en su lucha, aunque es justo señalar que 13'576,385 millones de electores siguieron fieles al tricolor, lo que no hay que desdeñar ni soslayar, por no hablar de la 'ola cardenista' que acumuló a su favor la significativa cifra de 6'259,048 millones de votos izquierdistas, sumando un total de casi 20 millones de sufragios que no se decidieron por Fox, lo que le exige al flamanate Presidente electo caminar por el camino de la concertación y de la construcción de consensos para lograr gobernabilidad incluyendo, en este contexto, al propio Congreso, en cuya conformación ningún partido político logró la mayoría absoluta.

El PRI está en el fondo de las heladas aguas del Golfo de México o del Oceáno Pacífico, eso es indudable, pero no está liquidado totalmente, como el "Bismarck"; sus probabilidades de sobrevivir y de reconstruirse son muchas. Así lo prevén y lo avizoran los    futuros líderes del, ahora sí, 'New PRI' encabezados por el irascible Roberto Madrazo Pintado y por el no menos beligerante José Murat, quienes lograron frustrar el "asalto al PRI" y la designación de Jesús Murillo Karam como sustituto de Dulce María Sauri, además de tildar de "traidor" al propio Presidente Zedillo por su actitud 'profoxista', misma tesis compartida por Cuauhtémoc Cárdenas quien, en una reciente entrevista en 'La Jornada', enfatizó su extrañeza por el encuentro, en tiempos de campaña, de Fox con cinco genrales del Ejercito Mexicano: "...uno puede encontrarse con un general en activo, pues...en una boda, en una reunión social, pero ¡¿con cinco!? (...) Habría que  averiguar si este acercamiento implicó algunos apoyos particulares de Zedillo, del gobierno federal hacía la campaña de Vicente Fox...". El Presidente electo, ante el periodista Sergio Sarmiento de TV-Azteca, se limitó a reconocer el apoyo de Zedillo hacía él pero ¡hoy! mostrando un gran sentido del humor.

Volviendo al escenario del "PRI-tanic", destaca la actitud del propio Labastida, apalancado por Emilio Gamboa Patrón, para sacar a flote al enorme trasatlántico, lo que parece misión casi imposible. Para tal efecto, encabezó un cónclave el pasado 11 de julio, flanqueado por Dulce María Sauri, Manuel Bartlett, el propio Roberto Madrazo y Emilio Gamboa, para definir al responsable de la 'Comisión de Transición' que será el responsable de lograr la 'transformación'  o refundación (¿Genaro Borrego Estrada?) de la exmegamáquina electoral priísta. Pero Madrazo tiene sus propios planes, apoyado por José Murat:  convocar a lo que queda del PRI para crear la 'Comisión Nacional de Consenso' que funja como órgano de cabildeo entre las bases y las élites o gropúsculos, para definir y designar al potencial líder del expartidazo en Asamblea Nacional antes del 1 de diciembre del 2000 (el mismo Madrazo, of course!). Y de allí, empezar a perfilarse como fuerte aspirante a la Presidencia de la República en el 2006. ¡El "Síndrome Fox", ni más ni menos!

La "Era del PAN": DEL 2000 al...¡2030!

Pero el PAN  no cederá el Poder, por no decir el Foxismo. Y mucho menos permitirán que Roberto Madrazo, por más obstinado que sea, logre imitar el éxito conseguido por Fox. La "Era del PAN" va para largo: mínimo, 30 años en el Poder (el PRI se mantuvo 71 años). Y ya logró lo más difícil: arrebatarle la Presidencia al partido "omnipotente".

Tras probar las "mieles del Poder", Fox y su equipo de virtuales súperhombres regidos por los códigos de la excelencia (Tom Peters),  de la calidad total (Deming, Juran, Ishizawa  & Cosby) y del benchmarking (Xerox, Camp), además de otras modalidades tecnológicas

(capital intelectual; desarrollo organizacional; reingeniería; prospectiva política; teoría de sistemas; interdisciplinariedad;  rearquitextura corporativa; praxiología; robótica; semiótica de la administración pública, etc.), difícilmente darán marcha atras a su megaproyecto (¿México, S.A. de C.V.?). Más bien: lo consolidarán gradualmente. Y para ello contarán con las herramientas más sofisticadas y con todos los recursos del mundo para expander su nivel de influencia y su posicionamiento simbólico en el electorado del tercer milenio.

En seis años, y partiendo de la visión pragmatista de Fox, el futuro Presidente rendirá muy buenas cuentas y asegurará la construcción de consensos para su causa: un país de mexicanos productivos vía la política instrumentada por la Secretaría de Economía Social (microcréditos a escala millonaria y generación de 'autoempleos' vía la acción autogestiva), una nación legitimada en su formidable lucha contra el crimen organizado, logrado por una eficientísima Secretaría de Seguridad (¿sustituta del Poder Judicial Federal en su ámbito pragmático?), un pueblo volcado a la educación de calidad a la que todos pueden acceder (efectos de la aplicación del 8% del PIB en dicho rubro formativo), una República permeada por el Federalismo ilimitado, y más escenarios neoiluministas que mantendrán en perenne marasmo a los casi 130 millones de habitantes del 2006.

¿Logrará Fox, y su equipo de 'Misión Imposible' rendir cuentas de ese nivel? ¿Quedarán cumplidas las expectativas creadas? ¿El sueño de la 'Democracia con Adjetivos', logrará realizarse?. En este momento (dimensión sincrónica, recurriendo a variables semióticas) todo es probable y posible, incluyendo un potencial aggiornamento del PRI, pero lo que sí podemos profetizar, aunque Fox no cubra las expectativas generadas, es que el PAN no soltará las riendas del Poder tan fácilmente en los sexenios por venir, aunque para ello tenga que recurrir a las argucias más insólitas heredadas de sus hermanos priístas. Y al tiempo.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite