Semiótica del Poder
Mayo 13 de 2001
La consigna: "¡Contraten a Zedillo!"
 
Por Pablo Espinosa Vera

El fantasma del exPresidente Zedillo se ha apoderado de los ‘foxócratas’ confinados en Los Pinos. Ante la desaceleración económica de los EE.UU. (la caída de las exportaciones combinada con la reducción de los precios del petróleo y del gas son los primeros efectos)

y ante la incertidumbre detonada por el inminente Acuerdo de Libre Comercio de las Américas o ALCA que impactará gravemente a la economía mexicana por su pobreza de competitividad, incluyendo el fracaso contundente de la “bondadosa” reforma hacendaria distributiva y la caída de ingresos del Gobierno por más de $4,000 millones de pesos en el primer trimestre del 2001,  el clamor de los neotecnócratas foxistas  repercute por todos los resquicios de la República: “¡Que venga Zedillo! ¡Contraten al exPresidente! ¡Sólo él sabe como hacerlo!”.

Y, sí, el dramático descenso del crecimiento de la economía nacional  en el primer trimestre del 2001, del orden del 2%, contrasta brutalmente ante el 7.7% logrado en el mismo período del 2000 en plena recta final de la “Era Zedillo” que empieza a tornarse, para los neotecnócratas, paradigmática, por más que Fox insista en que “...la economía está más sólida que nunca” jugando con variables que sólo generan perplejidad e incertidumbre en sus interlocutores (tras concluir su ‘fallido’ encuentro con Bush en la Casa Blanca, el Presidente no sólo reconoció dicho retroceso, sino que lo proyectó hacía el futuro: “...pensamos que aún tendremos otros dos trimestres de crecimiento lento, antes que la economía comience a recuperarse, pero no vamos a esperar pasivamente, sino que vamos a tomar medidas para que ello se dé lo más rápidamente posible”. ¿¿??), como lo es el impresionante “paquetazo” de ajustes enfocados al ‘adelgazamiento’ del gasto  gubernamental que ayudaría a recuperar $40,000 millones de pesos anuales despidiendo a un ejercito de burócratas inútiles y cortando amplios segmentos del ‘gasto corriente’ o suntuario ejercido discrecionalmente en todas las dependencias del aparato administrativo (celulares, ‘gastos de representación’, viajes en avión en first class, periódicos y revistas, guaruras, autos de lujo, oficinas principescas, laptops, etc.).

La sinergia Fox-Zedillo, ¿sueño imposible?

Para desgracia de Fox y de sus ‘superfinancieros’, lamentablemente, el exMandatario no podrá ser cooptado por tener, ya, su agenda y su tiempo saturados tras haber sido contratado, simultáneamente, por la ONU (Kofi Amann no dudó ni un instante en el potencial de ‘supernegociador’ y de lobbying del exPresidente para allegarse de recursos monetarios de lo que presumirá en abril del 2001 dentro del escenario de la Conferencia Internacional Sobre la Financiación del Desarrollo a realizarse en la ciudad de Monterrey inmediatamente después de la Serie Cart Grand Prix), por los editores de la revista Forbes y por los managers de Union Pacific y de Procter & Gamble quienes, de inmediato, le dieron chamba: lanzarse de lleno contra los ‘globalifóbicos’ que osaron irrumpir la pax predominante en la logósfera de la Cumbre de las Américas escenificada en Quebec  (donde los EE.UU. instauraron las nuevas ‘reglas del juego’ del New Global Empire inspirados en  Darth Vader) defendiendo, al impartir una conferencia en la  Universidad de Kansas, el discurso del ‘libre comercio’ tras condenar a sus feroces impugnadores: “...ellos creen que tienen razones verdaderamente altruistas para oponerse a la globalización, pero en un escrutinio cercano, su agenda común genera un proteccionismo compartido, dirigido en su mayoría contra los países en desarrollo” (¿David, aporreando a Goliat?).

Definitivamente, el ‘genio maligno’ de Zedillo, forjado en la cultura del neoliberalismo a ultranza  y del ‘capitalismo salvaje’, summa de las teorías de Milton Friedmann combinadas con las de Rudiger Dornbusch y las de Carlos Salinas, las que practicó e instauró durante su Presidencia con toda amplitud consolidando el poder de plutocracias sociales y de oligarquías financieras, les hace falta a los ingenuos integrantes de los ‘thing-tankers’ foxistas (desde Francisco Gil Díaz y Luis Ernesto Derbez hasta Eduardo Sojo, Ernesto Martens, Raúl Muñoz Leos –rectificaron en Pemex y se deshicieron de “tiburones neocapitalistas” de la talla de Lorenzo Zambrano, Carlos Slim, Alfonso Romo y Rogelio Rebolledo-, Carlos Abascal –ya reconoció el dramático derrumbe de las iluministas tasas de empleo publicitadas por los foxistas, y el desempleo galopante que se ha generado-, y hasta Jorge  “Og Mandino” Castañeda, el megavendedor del ‘México total’, por sólo citar a los “superpesados”), que no dan una.

Pero Fox no descarta una futura ‘sinergia’ con su ‘Gran Benefactor’ (gracias a Zedillo, y no al voto de 16 millones de electores, llegó a Los Pinos) incluyendo al dream team de magos financieros ‘zedillosalinistas’  que empiezan a ser rápidamente ‘resemantizados’ y ‘revaluados’ por los foxistas destacando personalidades ‘mántricas’ del nivel de José Angel Gurría, Santiago Levy –ya cooptado por Fox como director del IMSS-, Luis Téllez Kuenzler, Guillermo Ortiz –hechó abajo la falacia foxista de contar con finanzas públicas saneadas al publicar el informe anual del Banco de México donde se incluye, en los pasivos o deuda pública, las cifras del IPAB y la de los Pidiregas que impactan las “cuentas alegres” con un déficit global de $32,373 millones de pesos-, Tomás Ruíz González, Martín Werner y hasta al estigmatizado Herminio Blanco, entre otros. En fín, como diría el ‘Filósofo de Guelmes’, en el amor y en la guerra todo se vale. Y la de Fox combina ambos elementos pasionales.

La apuesta de Fox: “¡Con Bush, hasta a la cocina!”

Ante la pérdida de control de la economía, y acotado por las fuerzas del Congreso que en momentos se perciben permeadas por la ‘New Democracy’  (Fox ha perdido sus dos grandes batallas –la de la ‘Ley Cocopa’ y la iniciativa de reforma fiscal-  al enfrentar a un Congreso ecléctico y heterodoxo, aunque predominen grupos de derecha lidereados por la famosa “Maldita Trtinidad” desenmascarada  por el Subcomandante Marcos, que no cejan en sus intentos por hacerse del control total), el Presidente juega su ‘as bajo la manga’ aliándose, en forma inocente e incondicional, a los planes e intenciones subyacentes desplegadas por los nuevos amos del Poder Mundial, como lo revela Carlos Fazio en  un reciente texto (“La norteamericanización energética, viejo proyecto estratégico de EU”; La Jornada, 6-V-2001,), intenciones perversas que dotan de ‘sentido’ al proyecto integracionista del ALCA que incluye, a priori, el “pago de la factura” por la liberación de la economía o, lo que es lo mismo, por abrir a los países latinoamericanos el “mercado más grande del mundo” monopolizado, hasta ahora y gracias al TLCAN, por México y Canadá, países que acaban de firmar un ‘acuerdo de coordinación energética regional’ que los obliga a vender (léase: entregar) a los EE.UU. tanto el petróleo como la electricidad y el gas, ejemplo que deberán seguir los demás países del Continente  (a excepción de Cuba ubicada como el “patito feo” con la complacencia de Fox y de todos sus colegas de América Latina) tras la aprobación del ALCA en el no muy lejano 2005.

Como parte de  dicha tentativa monopolizadora de los recursos energéticos, el Coloso del Norte ha desplegado varias tácticas ‘proteccionistas’, apoyadas abiertamente por Fox y por su brillante Canciller Jorge G. Castañeda, como lo es el insólito ‘Plan Colombia’ camuflageado como fuerza de paz y  apuntalado en su etapa inicial con 1,600  millones de dólares (¿cuánto tardarán los soldados mexicanos en sumarse a dichas fuerzas “antiguerrilleras” y “constructoras” de la paz y de la democracia que se ampliará a Perú y Bolivia en el mediano plazo, como lo dio a entender Jorge G. Castañeda?) igual que el operativo “Nuevo Milenio” consistente en la ‘ocupación pacífica’ de la frontera de Guatemala con México para “contener el narcotráfico” y apoyar a las comunidades (no se menciona, por supuesto, la protección y resguardo de zonas petrolíferas que forman parte de la ‘petrologística’ de Bush y de su primer círculo, al cual aspira a pertenecer Fox...igual que Zedillo, ya incrustado en la lógica de dominación planeada por los nuevos conservadores leales al poder detentado por megaempresas transnacionales antes que a las ‘fuerzas sociales’ balcanizadas que son manipuladas a placer).

Para George Bush, mantener a Fox como su principal aliado representa, además de contar con  energéticos seguros y baratos, el disponer de un ‘operador político’ que le sirva en sus planes de expansión cabildeando con los demás presidentes del Continente en torno a las  bondades del ALCA, acuerdo comercial que, según Fox, se llevaría la “medalla de oro” en las “Olimpiadas del Desarrollo” (sic), lo que comentó en el marco de la ‘Cumbre de las Américas’  con total desparpajo para definir, en forma contundente y al margen de interpretaciones disímiles, su posición en torno a la nueva economía global y a las incruentas políticas neoliberales correlacionadas con la misma (el gran obstáculo a vencer se llama Brasil, ampliamente beneficiado con el ‘Mercosur’, donde militan Argentina –desalentada- y Uruguay, y con las relaciones comerciales establecidas con países de la Unión Europea que ven, con sospecha, la intentona de EE.UU. de apoderarse de las economías de la región).

 El ‘escaparate’ o el “rostro humano” y retórico del ALCA se configuró en torno a la utopía  de combatir la pobreza  tras aumentar los niveles de productividad, de eficiencia, de educación y de competencia de las sociedades de las naciones involucradas, además de modernizar sus plantas industriales y su infraestructura comercial y financiera  y sus “sistemas democráticos” (¿¿??)  lo que redundaría, al aumentar los empleos y los salarios, en la construcción de ‘estados de bienestar’  con altos índices de ‘calidad de vida’ como el prometido por Zedillo desde 1994 que se hizo ‘humo’  tras el “crack” de diciembre del mismo año precipitando en la pobreza y hasta en la miseria a millones de incrédulos mexicanos, los mismos que ahora votaron por Fox  quien les prometió lo mismo con otras palabras...y que ahora les ‘receta’ una brutal ‘reforma fiscal’ que ha sembrado el terror en las mayorías nacionales (¿se aprende de los errores?) y, por supuesto, con el ‘petate del muerto’ de combatir la pobreza...haciendo más pobres a las sufridas clases medias que no alcanzan a comprender la nueva ‘Weltanschauung’ impuesta en Foxilandia. Pero ni modo, así opera la ‘lógica de las contradicciones’ que ni el mismo Deleuze, autor de la “Lógica del Sentido” (Barcelona: Piados, 1989), lograría decodificar.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite