Semiótica del Poder
Agosto 12 de 2001
La 'Segunda Conquista' de México
 
Por Pablo Espinosa Vera

Tzveztan Todorov ‘deconstruyó’ la ‘Primera Conquista’ semióticamente.  Xochitl Gávez, la ‘Segunda’ vía la semiopragmática provocando la ira de los “Nuevos Conquistadores” tras  exhibir la intencionalidad subyacente de los recién llegados ‘amos’a quienes les interesa México, Inc....pero no los mexicanos ni mucho menos los indios. La Nueva versión de Hernán Cortés, ahora en Los Pinos (Vicente Fox), y de sus capitanes Pedro de Alvarado, culpable de la cruel matanza de dignatarios aztecas quienes celebraban una fiesta religiosa en el Templo Mayor en ausencia de Cortés (Diego Fernández de Cevallos),  Gonzalo de Sandoval (Ricardo García Cervantes),  Francisco de Orozco (Felipe Calderón Hinojosa),  Diego de Ordás (Luis Felipe Bravo Mena),  Juan Velásquez de León (Carlos Medina Plascencia),  Alonso de Avila (Santiago Creel),  Cristóbal de Olid, que traicionó a Cortés al aliarse a Diego de Velásquez (Jorge G. Castañeda) y de muchos jefes, más mantiene extraordinarias analogías con los responsables de la masacre del imperio azteca (antes, a  su paso por Cholula rumbo a Tenochtitlan, Cortés, al enterarse de un complot en su contra, ordenó la matanza de 2,000 indígenas en un solo día) y del genocidio en contra de los indios de México durante todo el siglo XVI estimándose la cifra, igual que en la Revolución, en un millón de seres (por no hablar de los masacrados en minas y haciendas durante los siguientes 300 años de la Colonia donde la ‘voluntad’ de Virreyes, de hacendados, de frailes y de capitanes era omnipotente), hechos que consignan historiadores como el propio Cortés en sus “Cartas de Relación”, Bernal Díaz del Castillo, fray Bernardino de Sahagún, fray Bartolomé de las Casas, fray Toribio de Benavente Motolinia, Francisco de Aguilar, El Conquistador Anónimo, Francisco López de Gómara, Juan Díaz, Francisco Cervantes de Salazar y algunos más.

La Coordinadora de la Oficina de la Presidencia para el Desarrollo de los Pueblos Indios, Xóchitl Gálvez, indígena ella misma de origen ñhañhú (Hidalgo), quien fue virtualmente “emboscada” por legisladores de la Comisión de Desarrollo Social de la Cámara de Diputados presidida por el panista Francisco Javier Cantú Torres el pasado 31 de julio,  quienes la habían invitado primero a una comida y después a una reunión informal que se transformó en ‘comparecencia’ y en  “linchamiento” por su franca posición en defensa de los pueblos indios y por su rechazo a la abyecta “Ley anti-Cocopa” (que en breve será publicada en el Diario Oficial de la Federación por instrucciones del Presidente Fox)  comentó, en entrevista posterior, que para los legisladores del PAN que le apuestan a la globalización y al neoliberalismo, los indígenas no caben en México: “...hay un sector que apuesta a que los pueblos indígenas pudieran dividir a la nación, hay un sector que sí piensa que el México pluricultural no cabe, hay una filosofía de apostar todo a la globalización, al libre mercado, al neoliberalismo”.

Acto seguido, la funcionaria presidencial hizo especial énfasis, ante la perversa campaña emprendida por xenófobos como Luis Pazos y José Gaudencio León que exigen sea despedida por ineficiente además de solicitar la desaparición del INI a cargo, por primera vez en su historia, de otro indígena, Carlos Matías, oriundo de un pueblo nahua de Guerrero, que “...para lo único que vine al gabinete de Fox (además de reconocer ser la “más madreada del Gabinete”)  fue a servir a mis hermanos y hermanas indígenas”. En defensa de la ‘ofendida’ Cámara el diputado Francisco Javier Cantú manifestó que “...no es una cuestión personal que tengamos contra Xóchitl (los diputados panistas), simple y sencillamente queremos que la administración pública federal marche de la mejor manera” (¿?) tras señalar en tono inquisitorio, ante la actitud justificatoria de la ‘regañada’ y ‘crucificada’ amazona que “...finalmente se disculpó con los Diputados por si considerábamos que ella, con sus declaraciones públicas había ofendido la labor que habíamos hecho” (¿la “heroica” labor: aprobar una “ley antiindígena” que atenta contra los derechos humanitarios de diez millones de indios?).

Causa terror el fantasma del zapatismo en el Gabinete

Los neocortesianos “Nuevos Conquistadores”, quienes lograron imponer un remedo de ‘Ley de Derechos y Cultura Indígenas’ que nada tiene que ver con la original tras cercenar enunciados revolucionarios y trascendentes (se recomienda la lectura del artículo, publicado en esta misma columna: “Crack” de la ‘Semiosis Política’; 29-VII-2001), están indignados y aterrados (¿efectos del feroz racismo o xenofobia en grado superlativo, que este mismo periódico consignó en una reciente encuesta para demostrar el predominio de las actitudes discriminatorias y racistas  latentes en amplios segmentos de las “buenas conciencias” burguesas y clasemedieras del México educado y civilizado?), como lo demuestra la actitud ultraderechista de Luis Pazos, inspirado en las tesis del austriaco neonazi Jorg Haider al “retar” a ambos funcionarios a que, en un “acto de amor” (¿?) a los indígenas que representan permitan la desaparición tanto del INI como de la Oficina de la Presidencia para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas: “...una prueba de que les preocupan  realmente los indígenas es apoyar mi propuesta: que con el 100% del dinero que tienen se hagan caminos en zonas indígenas. Esos 7 mil millones van a ayudar muchísimo a los indígenas que no pueden sacar sus cosechas, que son víctimas de los intermediarios, que no pueden comunicarse con la civilización”, para agregar en tono de Gran Inquisidor Absolutista que “...he estado en muchas comunidades indígenas y sé lo que quieren y ninguna comunidad indígena quiere autonomía...el que lo quiere es el EZLN, pero si el señor indigenista y la señora Xóchitl Gálvez son portavoces del EZLN eso es otra cosa”.

Igual que Pazos y otros “eminentes” panistas, Luis Felipe Bravo Mena representa, también, el sentir de la nueva “raza aria” representada por los “Nuevos Conquistadores” como lo confirman sus palabras  al afirmar que Xóchitl estába equivocada al considerar que en el PAN se le ataca y en el gobierno se le discrimina: “...ella está afectada por la reunión que tuvo en la Cámara de Diputados...Xóchitl tiene que acostumbrarse a la vida parlamentaria  y al debate en el Congreso  donde siempre ha sido así y no es porque se tenga inquina contra alguien en particular”, pero es un hecho que los representantes del blanquiazul, “discriminados” ellos mismos por Fox al marginarlos de puestos de poder en el Gabinete, no logran digerir la  ‘infiltración’ en el Gobierno de  dos representantes auténticos del ‘indigenismo puro’ (es como si al sup Marcos lo nombrasen titular de la Secretaría de Gobernación) por lo que han emprendido una feroz “cacería de brujas” para borrar de la faz de “Foxilandia” todo vestigio de “razas inferiores”, como lo ha revelado Marcos hasta el cansancio igual que el EZLN, el Congreso Nacional Indígena, 10 millones de indígenas y 30 millones de campesinos que acaban de declararle la ‘guerra’ al gobierno foxista.

La nueva consigna del PAN: “¡Acaben con Xóchitl y con Matías!

Con relación al INI, su propio Director Carlos Matías, fiero opositor de la nueva ley confeccionada al gusto de Fernández de Cevallos, de Bartlett, de Ortega, de Jackson, de Calderón, de García Cervantes reveló que: “...hay desprecio al INI porque, irónicamente, soy su primer director indígena (desde 1949) y el primero que levanta la voz (...) ¿Por qué nunca nadie impugnó al INI? ¿Por qué ahora que hay un director indígena nos lanzan proyectiles? Una mujer y un hombre indígenas nos estamos convirtiendo en un centro de ataque; a lo mejor querían que en el INI estuviera un director de padres extranjeros, un criollo, un mestizo, un intelectual egresado de Harvard, aunque hiciera mal las cosas”.

     Y la respuesta está a flor de piel: los rechazan, a un hombre y a una mujer, por su color, por sus códigos, por su inteligencia, por su capacidad, por su sensibilidad, por su espíritu solidario con sus hermanos indígenas y por su abierta posición de rechazo, aunque Usted no lo crea,  a la “Ley antiindígena” manufacturada para contener al EZLN y al sup Marcos y para legitimar la acción depredatoria del neoliberal ‘Plan Puebla Panamá’ que impactará a  65 millones de seres diseminados en un rico territorio de más de mil kilómetros cuadrados que serán explotados a placer, tras despojar a sus pobladores de sus recursos naturales y de capitalizar la  “mano de obra barata indigena” en fábricas y maquiladoras,  por ‘inversionistas globales’ invitados por Fox y por los mandatarios de siete naciones centroamericanas al gran ‘festín neocapitalista’.

Xóchitl y Carlos Matías, incorporados al Sistema, representan la lucha del EZNL y del CNI y la consigna es desaparecerlos, derrotarlos igual que lo hicieron con la ‘Ley Cocopa’  lo que no parece imposible: todo depende de la voluntad presidencial quien, de un ‘plumazo’, puede eliminar de la faz de “Foxilandia” a esas molestas ‘moscas’ aunque sería atentar contra el simulacro mismo. Dichos funcionarios, ante la mirada de observadores internacionales, representan un ‘contenedor’  (igual que una presa) para ‘legitimar’ los residuos de una política indigenista de carne y hueso, Acabar con ellos o sustituirlos por ‘criollos’ o ‘caucásicos’ sería echar abajo los escenarios que mantienen viva la llama de la esperanza en torno a la dramática realidad que soportan diez millones de ‘olvidados de la tierra’, como diría GonzáloAguirre Beltrán y Franz Fanon. Y Fox, difícilmente, asumirá tal riesgo escudado en sus ‘escenarios hollywoodenses’ que empiezan a agrietarse.

     La “Segunda Conquista” es un hecho, e incluye no solo a los indígenas y a los campesinos sino a los 60 o 70 millones de pobres que afean y contaminan, con su pura presencia, a “Foxilandia”. Pero difícilmente logrará la nueva “raza aria” exterminar a un pueblo entero, aunque si lo podrán minar, castigar y empobrecer aún más con políticas hacendarias y con severas leyes neoliberales como lo está intentando Fox cabildeando, palmo a palmo, a la clase política (con especial énfasis al PRI a quien acaba de ‘oxigenar’ vía la gubernatura de Tabasco y apuntalando la vieja cultura caciquil simbolizada en la figura de Roberto Madrazo, potencial dirigente del PRI en noviembre avalado por el propio  Miguel Alemán) para sacar adelante una draconiana  ‘reforma fiscal’. ¿Cómo responderán las grandes mayorías al desafío de los “Nuevos Conquistadores” quienes intentan repartirse la Nación sin escrúpulos? ¿Vía la alternancia  partidista, fortaleciendo al PRI y al PRD que han optado por el simulacro y por las ‘concertacesiones’ incluyendo un potencial ‘acuerdo político nacional’? ¿Avalando la construcción de un ‘Súper-Cacique’ con la posibilidad de arribar a Los Pinos en el 2006 ante el franco debilitamiento del gobierno de Fox? ¿O promoviendo un gran movimiento revolucionario ya detonado por los indígenas, por los campesinos y por los ejercitos guerrilleros que se multiplican a velocidad?. Aunque quizás Fox cuente con una solución más inteligente 

artículo siguiente >
Hosting por TuSite