Semiótica del Poder
Julio 30 de 2000
El 'milagro democrático' , en stand-by
 
Por Pablo Espinosa Vera

La enorme 'fiesta democrática', que se esperaba iba a estallar a toda plenitud el 3 de julio, brilló por su ausencia. Sí, hubo expresiones de gozo y de júbilo transmitidas por los mass-media pero muy aisladas. . El pueblo, en sí, no se volcó a las calles; más bién se mantuvo y se mantiene en 'estado de alerta', en suspense por lo que sobrevendrá esperando que el 'milagro democrático' cobre vida, que se manifieste a través de eventos espectaculares, que difícilmente se darán  al corto plazo (¿el sup Marcos estrechando la mano del Presidente Fox?; ¿las ONGs festejando el "triunfo de la democracia" en toda clase de foros y espacios públicos?; ¿la 'intelligentzia' celebrando, como Stravinsky, la "Consagración de la Primavera", por referirnos al 'verano electoral' de signos impredecibles?; ¿ la gran masa estudiantil y de jovenes de la New Age aclamando el inminente arribo del Presidente Fox a Los Pinos...?).

Y los ejemplos pueden proseguir hasta llenar páginas enteras. Pero nada. Más que ambiente de 'apoteosis democrática' se presiente incertidumbre, escepticismo, zozobra; cada paso que da el nuevo Mandatario resulta sospechoso; su propio 'pre-Gabinete' no satisfizo, del todo, a la gran masa electoral y ciudadana que esperaba la elección de verdaderos superhombres en áreas estratégicas de Gobierno, como lo son la económica, la política, la social y la de seguridad y justicia. A cambio de ello, Fox hechó mano de su círculo de confianza saturado de gente desconocida y sin el suficiente background para convencer a un pueblo ampliamente politizado y que exige participación en las grandes decisiones, que le afectarán de una manera u otra.

Como lo destaqué en mi pasada colaboración titulada: "Arranca el Gobierno de Fox a nivel de...¿excelencia?" ('Página Uno', 23-VII-00), el 'pre-Gabinete' difícilmente refleja el nivel de expectativas y los perfiles exigidos por los 'head-hunters' contratados por Fox para contar con los mejores hombres: los más eficientes, los más honestos, los más inteligentes, los de mayor experiencia, los más decididos. Aunque ello no signifique descalificar, a priori, al "primer equipo" (¿Santiago Creel, en Gobernación?; ¿María del Carmen Díaz, en la SEDESOL?; ¿Francisco Javier Molina, exProcurador de Justicia en Chihuahua, como inefable  'zar anticorrupción' al frente de la nueva Secretaría de Justicia?; ¿Jorge G. Castañeda, sin el más mínimo background diplomático, despachando en la Cancillería?; ¡Ramón Muñoz, exejecutivo de Bimbo, nuevo titular de la SECODAM, si ésta no desaparece?; ¿Porfirio Muñoz Ledo, coordinador de la 'reforma del Estado'...?), si resulta extraño el no ver en la "primera lista" a grandes eminencias nacionales de prestigio nacional e internacional, mismos que están ausentes en la lista de los "26" que formarán parte del equipo económico de transición presentados por Luis Ernesto Derbez y por Eduardo Sojo, defensores a ultranza, estos últimos, de la "privatización" (disfrazada de "inversión) de los ramos petroquímico y eléctrico (para empezar). Entre los "26" destaca la presencia de Fausto Alzati, efímero Secretario de Educación Pública con el Presidente Zedillo.

¿Fin a la pobreza, como primera ofensiva espectacular?

Tras la visita de Fox, virtual Presidente electo, al despacho de Carlos Jarque, titular de la SEDESOL, los coordinadores del área social, María del Carmen Díaz y Carlos Flores, anunciaron que en la futura administración se duplicaría la partida asignada para el "combate a la pobreza" en un 2% del PIB (casi $10,000 millones de pesos) además de consolidar el PROGRESA con un nuevo criterio (no asistencialista al 100%)  y de promover una política de microcréditos destinada a generar 'autoermpleos'´vía la autogestión ciudadana como ocurre en lugares como Bangladesh donde el 'banquero de los pobres' y director del revolucionario

Grameen Bank (primera banca social de gran éxito), Muhamad Yunus, acaba de ser propuesto por el mismísimo Presidente Clinton para competir por el Premio Nobel de Economía (en 1998, el hindú Amartya Sen, experto en 'economía de la pobreza' y profesor en la Universidad de Harvard, fué honrado con dicho galardón).

Desde el Banco Mundial, escuela  durante 15 años del futuro Secretario de Hacienda Luis  Ernesto Derbez, se ha promovido la lucha contra la pobreza propiciando políticas de participación comunitaria en diversas regiones, que han tenido éxito y que posiblemente se aplicarán en el Gobierno de Fox, sin excluir las prácticas exitosas logradas con la instauración del modelo sueco lidereado por Gunnar Myrdal, así como por el modelo de 'desarrollo humano sustentable', ampliamente analizado por la ONU a través del 'Informe 1995 del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano) enfocando sus cuatro elelmentos fundamentales: Productividad, Equidad (Igualdad Social), Sostenibilidad, y Potenciación (énfasis en la capacidad, creatividad, iniciativa y rol de la persona como agente de su destino), variables muy cercanas al 'espíritu foxista'.

El otro eje que da sustento a una Política Social Integral, lo es la Política Económica, cuyo gran objetivo es lograr un crecimiento del orden del 7% anual al partir del tercer año de Gobierno, como lo enfatizaron el propio Derbez y Eduardo  Sojo en el programa televisivo  'Zona Abierta'  instaurando profundas reformas  económicas y fiscales que repercutan en una equitativa distribución del ingreso y de la riqueza  (actualmente, el 10% de la población o decil  X dentro de la configuración del INEGI  concentra el 38% de los ingresos mientras casi 60 millones de mexicanos sólo reciben una cuarta parte del ingreso total nacional).

El desafío de Fox es titánico: ¿cómo lograr la creación de casi 1.4 millones de empleos anuales recuperando los niveles salariales y controlando la inflación? ¿Cómo asignar un gran gasto social (p.e.8% al renglón educativo) sin generar déficit fiscal? ¿Cómo propiciar una mejor distribución del ingreso y de la riqueza, a la vez que se  aumenta el marco desregulatorio de las empresas y se protege a los grandes inversionistas? ¿Cómo consolidar la rectoría económica del Estado mientras se impulsan las privatizaciones (electricidad, petroquímica, telecomunicaciones, etc.),   se dimensiona la macroeconomía a través del comercio exterior vía instrumentos como el  TLC y el TLCUE (con la respectiva concentración del ingreso, que no se "derrama" en la cuantía requerida)  y se  consideran casi 'sagradas' e inmutables  las 'leyes del mercado' que rigen la oferta y la demanda? ¿Cómo generar crecimiento mientras se adoptan, sin chistar, las sugerencias del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial, del BID y del Departamento del Tesoro estadounidense que mantienen a México como 'rehen deudor'?.Cómo eficientar PEMEX (aporta el 65% de sus ingresos al erario federal)  en lo interno enfrentando, además, las oscilaciones en el precio del petróleo implantadas por la OPEP? ¿Cómo 'reinventar' y consolidar a la micro, pequeña y mediana empresa, verdadero universo detonador del empleo y de la distribución del ingreso?

El dificil (casi imposible) camino a la Democracia

Para el flamante Presidente electo, todas son interrogantes sin respuesta, aunque existan infinidad de escenarios prospectivos al mediano y largo plazo (al corto plazo, ya se publicitó que el Presupuesto que regirá en el 2001 será austero y poco flexible, permitiendo un margen de movimiento del 15% aproximadamente impactando negativamente al gasto social). Aunado a la 'barrera presupuestal', Fox tendrá que verselas con un Congreso tripartidista donde nadie tiene mayoría absoluta, por lo que se exigirá una estrategia de cabildeo permanente para poder sacar, con éxito, las iniciativas y propuestas presidenciales, como lo es la polémica 'Ley de Derechos y Cultura indígena' que facilitaría la paz en Chiapas, ahora a cargo del panista Luis H. Alvarez, miembro de la COCOPA y coautor del texto original de dicha Ley partiendo de los Acuerdos de San Andrés Larráinzar firmados en 1995 por el Gobierno Federal y nunca respetados.  En el DF, el Presidente electo no las tiene todas consigo ante la animadversión exteriorizada por el mismo Manuel López Obrador enfrentando los signos del nuevo Gobierno (¿el continuismo zedillista?).

Por el lado de la sociedad, ésta permanece expectante: cada acción o cada mensaje, cargados de significados múltiples, genera una diversidad de lecturas que pueden revertírsele al emisor  del mensaje en cualquier momento. La desconfianza aún está a flote, por no decir que a flor de piel (hay que subrayar que Fox logró un poco más de 16 millones de votos contra más de 20 millones acumulados entre el PRI y el PRD). La incredulidad es un lugar común. Todos esperan algo, pero "¡hoy, hoy, hoy!", como diría, con impaciencia, el mismo Fox. Y, mientras, el PRI y el PRD naufragan en la confusión total, enfrentando un desfase y una ruptura internas sin precedente contribuyendo a aumentar la "confusión general", como diría Aldo Pellegrini con  relación al arte contemporáneo (en el PRI, la ofensiva de Roberto  Madrazo y de José Murat contra la nueva 'Nomenklatura' es más que evidente, mientras que en el partido del sol azteca la bellísima Amalia García logró contrarrestar, en apariencia, un potencial 'golpe de Estado' perpetrado por los 'Chuchos' de la Nueva Izquierda (Jesús Zambrano y Jesús Ortega) que buscan imponer, en la presidencia del PRD y contando con el beneplácito de Cuauhtémoc Cárdenas, a la mismísima Rosario Robles). En fín, los "vientos huracanados de la democracia", profetizados por Fox, amenazan con convertirse en peligrosas lluvias tropicales.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite