Semiótica del Poder
Agosto 26 de 2001
'¿Superhéroe' o 'villano favorito'?
 
Por Pablo Espinosa Vera

Esa es la apuesta de Fox quien se aproxima al acto principal de la ‘gran liturgia’ política: la ‘puesta en escena’ del Primer Informe de Gobierno el que, difícilmente, por más intentos que instrumenten los imagócratas de Los Pinos, difícilmente pasará la prueba de lo ‘verosímil’ ante realidades brutales como lo representa el registrar cero crecimiento del PIB en el primer semestre del 2001 (el propio Gobierno Federal, como lo reclamó el Congreso, ha provocado dicha ‘recesión’ al no aplicar el gasto presupuestal,  aprobado para el 2001, existiendo un remanente del orden de $68,000 millones de pesos no ejercido en el primer semestre) o el mantener al campo abandonado y en estado agonizante (la SAGARPA sólo ha aplicado $17,443 millones de pesos de un presupuesto de $30, 582 millones existiendo un subejercicio de $13,139 millones, con lo que se le da la “puntilla al campo”, como lo manifestó la diputada Miroslava García durante la comparecencia del titular Javier Usabiaga)  poniendo en riesgo la sobrevivencia de 30 millones de mexicanos, por no hablar de las negociaciones bajo la mesa con el PRI para sacar adelante una draconiana ‘reforma fiscal’ que empobrecerá aún más a la población, además de la ‘gran traición’ perpetrada con premeditación, y alevosía contra diez millones de indígenas y contra el EZLN al ordenar la publicación y la entrada en vigencia del remedo de ‘Ley Cocopa’ en el Diario Oficial  alentando, con todo ello, el resurgimiento de una guerrilla como en los setentas.

Traicionar a amplios segmentos de la población que confiaron en el “Súper-Demócrata” con promesas color-de-rosa vía un ‘Discurso’ saturado de figuras retóricas y estilísticas, no es motivo para enorgullecer a nadie, a excepción de políticos pragmáticos sin escrúpulos que se rigen por la premisa de que “el fin justifica los medios”, como lo han demostrado  hasta el hartazgo líderes de corte autoritario y despótico y dictadores fundamentalistas que, como el monárquico Luis XIV, siguen convencidos de que L’État c’est moil.

   Por supuesto, el Presidente Fox adaptará al ritual mítico y simbólico del 1° de Septiembre todos los elementos extraídos de la Semiótica de las Pasiones (A.J.Greimas, Paolo Fabbri, Roland Barthes, Herman Parret, J. Fontanille, Denis Bertrand, Jacques Lacan) adoptando diferentes roles y modalidades pasionales como ‘sujeto afectado’ (desafiante; paternal; irónico; pontificial; amoroso; burlón; grave; descalificador; autoritario; rancheril; mesiánico; hierático; chistoso, etc.) en búsqueda de empatar con el inconsciente colectivo, como lo hizó exitosamente durante su campaña vía la ‘mercadotecnia política’  para persuadir, seducir y manipular a 16 millones de electores (los otros 20 millones optaron por el PRI y el PRD) convencidos de la metáfora del ‘Cambio’ , cuyas ‘marcas’ y huellas’ inscritas en el  Discurso dentro del espacio de la ‘producción’ y del ‘reconocimiento’ (Eliseo Verón, Teun A.vanDijk) aún no se concretizan en la fría realidad de todos los días.

Los artífices o ‘metálogos’ del ‘gran texto’ (récit, en términos de J. F. Lyotard) están de plácemes con el documento final, que en la portada luce la foto de un niño con el índice en alto (“uno”), conformado por una enorme cantidad de ‘verdades a medias’ (reino de las presuposiciones y de la logica polivalente), enunciados que pueden ser y no-ser verdad en forma ubicua (aquí, el papel del receptor como ‘interpretante final’ es determinante, destacando la gran cantidad de personas que, a un año de imprecisiones y de vaguedades,  aún le conceden a Fox el “beneficio de la duda”), factor de verosimilitud que explotarán los imagócratas del Presidente para posicionarse del imaginario simbólico de las mayorías destacando sus targets favoritos en el universo massmediático: el de los teleespectadores y el de los radioescuchas, sometidos a los efectos de la ilocutividad  por lo  que adoptan actitudes complacientes al carecer del recurso de la replica en vivo.

Simulacro y negociaciones perversas, las nuevas reglas del juego PRI-Fox

Arquímedes pedía una palanca para ‘mover al mundo’, principio en el que se suntenta la ciencia económica (lograr la mayor riqueza con la mínima inversión). Fox está en la misma frecuencia, como lo expresó desde Santiago de Chile en su pasada visita al Presidente Ricardo Lagos acompañado por un pesado séquito de medio centenar de ‘turistas’, donde pidió recursos para poder cumplir, tras defender su proyecto de ‘reforma fiscal’ aún en stand by  justificando, así,  el nulo crecimiento de la economía en el primer semestre: “...nosotros hemos sido responsables, hemos señalado lo que comprometimos y lo que podemos hacer, pero también hemos señalado lo que necesitamos para poder realizar esta tarea” (¿el Vo.Bo. del Congreso para atentar contra los bolsillos de 90 millones de vulnerables, indefensos y pauperizados mexicanos?).

Acto seguido, el Primer Mandatario, en terreno neutral, lanzó su ofensiva contra el Poder Legislativo en pleno y contra los partidos políticos ahí representados: “...así es que esperamos prontos acuerdos con el Congreso, para que nos dé al Poder Ejecutivo los elementos para sacar adelante el proyecto que hemos propuesto a los mexicanos”, a lo que el PRI, en forma sospechosa y oportuna (¿el pago por la gubernatura de Tabasco y el ‘agradecimiento’ por el control de los Congresos de Aguascalientes, Oaxaca y Durango en las recientes rondas electorales que ‘oxigenaron’ al expartidazo?)  respondió con un documento titulado “Acuerdo Nacional para la Reforma Hacendaria” en voz de Dulce María Sauri quien insistió en que dicho debate y aprobación del proyecto, matizado con ‘diferencias simbólicas’, (rechazo al IVA ¿?, reactivar económicamente a PEMEX, transparentar el cobro y el uso de los recursos, y garantizar un sistema de pensiones a largo plazo) debería hacerse “a la brevedad posible” anteponiendo los ‘intereses de la nación’ (¿la ‘nación’ circunscrita a los ‘visionarios’ confinados en el búnker de Insurgentes Norte?):  “...el Comité Ejecutivo Nacional del PRI y los legisladores priístas convocan a los demás partidos políticos con representación en las Cámaras del Congreso de la Unión y al Gobierno de la República, a construir los entendimientos que hagan posible un Acuerdo Nacional para la Reforma Hacendaria que demanda el alto interés de la República”. La entrega abyecta y cínica, ni más ni más.

La ‘nomenklatura priísta’ estába cocinando, desde su inaceptable derrota del 2 de julio del 2000, una estrategia de “buenos amigos” con la élite foxista que asaltó el poder y “el palacio” (Guillermo H. Cantú), y Fox aceptó los términos de la ‘negociación’ entregándoles, para empezar,  Tabasco en ‘charola de plata’ (¿cómo interpretar, si no, la actitud conservadurista y la cerrazón del PAN que se negó a establecer una alianza con el PRD para liquidar al madracismo como sí lo hizo en Chiapas y en Yucatán, donde arrasaron con viejos y nuevos cacicazgos?) a cambio de que la fracción tricolor del Congreso se  ‘ablandara’ y apoyara la aprobación de iniciativas presidenciales enfocadas a fortalecer y consolidar al nuevo Gobierno, incluyendo la impopular ‘reforma al sector eléctrico’, la nefasta ‘Ley antiindígena’ y la depredatoria ‘Reforma Hacendaria Distributiva’, más lo que viene del mismo corte significante, como lo es la ‘Coordinación Energética Regional’ (TLCAN) para venderle a EE.UU. todo el petróleo, el gas y los excedentes de electricidad requeridos por el Coloso del Norte, además del ‘banderazo’ para instaurar el neoliberal y expoliador ‘Plan Puebla Panamá’, por no hablar del enorme listado de privatizaciones, desregulaciones, venta de activos del Estado y cesión de concesiones a megainversionistas globales cargados de miles de millones de dólares. Total, estamos en el paraíso de México, Inc., ¿o no?. Esa es la nueva realpolitik.

1er. Informe: la ‘utopía del texto’ (ejercicio de ‘abducción’)

Navegando en un mundo virtual de ‘presuposiciones’ y escenografías hollywoodenses, el Presidente presumirá en el marco del Informe, sometido a una ‘mercadotecnia de imagen’ total vía los imagócratas presidenciales y apuntalado por incondicionales mass media electrónicos en el ambito del pre y del post informe (el momento sincrónico no cuenta: es controlado por el propio Gobierno en cadena nacional), de sus excelentes relaciones como “Súper-Amigo” de la nueva élite norteamericana presidida por George Bush; no dejará de insistir (milagros de la retórica) en su amor filial y fraternal por los indígenas los que, según él, “¡nunca más!” padecerían injusticias y olvidos; exhibirá los “potenciales resultados” de sus múltiples viajes que abarcan casi tres vueltas al mundo y que reiniciará en septiembre y octubre abarcando visitas a Europa, Brasil, China y  Japón incluyendo una entrevista ‘de Estado’con el Papa Juan Pablo II en el Vaticano (¿para solicitarle que anule su matrimonio religioso?) y se jactará de la IED (Inversión Extranjera Directa) que ingresará al país partiendo de los US$12,000 millones en que Citigroup adquirió Banamex evadiendo el pago de impuestos por realizar la operación en “Bolsa”. Y por supuesto, festinará el ‘arribo a la democracia’, como un hecho consumado (en su mente, a nivel de simulacro),

Fox, además, en actitud humilde y compungida(parte del marketing semiotic) , pedirá disculpas por no haber logrado, en el primer año, los cambios anunciados; se dará ‘golpes de pechos’, ante su audiencia mediática suplicándoles tenerle paciencia y confianza, y prometiéndoles que no los defraudará, y que los resultados concretos de su gobierno surgirán al mediano plazo. En un arranque ontológico manifestará, desgarrándose las vestiduras,  que está dando su mayor esfuerzo y que su vida sólo tiene sentido al entregarla a los mexicanos. En fin, las justificaciones y los pretextos permearán la mayor parte de sus argumentos clamando a tambor batiente por más comprensión y porque los mexicanos se ‘comprometan’ con él, a fondo, en el ‘Cambio’, contribuyendo con el pago de mayores impuestos. Finalmente, el Presidente asumirá una actitud triunfalista, mesiánica, de ‘superliderazgo’ para proyectar sus escenarios que harán de Foxilandia un pueblo soñado y ambicionado por la mayor parte de las naciones en vías de desarrollo.

     Salir en hombros del Congreso como todo un “Superhéroe”, o vapuleado por la critica tildándolo de “Nuevo Villano Favorito”, es la apuesta de Fox, aunque todo está previsto para lograr lo primero considerando sus impredecibles ‘golpes de timón’ en el terreno de la significación (revertir un mal resultado en un triunfo publicitario). Pero el Informe será un ‘texto utópico’, un documento vacío regido por la Poética, un gran ‘récit’ inverosímil, un conjunto de enunciados caracterizados por la ‘incoherencia significante’ (Teun A. Van Dijk), una ‘macroestructura semántica’ sólo justificable en su propia heurística y hermenéutica, en fin, dentro de la pragmática discursiva, un mamotreto que difícilmente provocará la ‘cooperación textual’ ante la ausencia notoria de ‘lectores modelos’, como diría Umberto Eco. Esperemos que el 2° Informe en el 2002 supere las expectativas del 1°.    

artículo siguiente >
Hosting por TuSite