Semiótica del Poder
Octubre 14 de 2001
¡Gana, Fox, gran juego de póker!
 
Por Pablo Espinosa Vera

Con cuatro ases arriba, y en una jugada más que sorpresiva, el Presidente Fox se anotó una serie de triunfos, los que requería urgentemente tras varios actos fallidos que lo mantenían en la cuerda floja. Primero, ante la indefinición del Gobierno de México tras el ataque terrorista sufrido por los Estados Unidos que desató una ‘cena de negros’ de todos contra el Canciller Jorge G. Castañeda cuando éste exigió  “no regatear apoyos” al vecino del Norte, Fox tuvo que salir al paso para salvar a su publirrelacionista  favorito del cadalso apersonándose en Washington D.C. para patentizar su apoyo al Presidente Bush, quien lo recibió con frialdad protocolaria brindándole solo 20 minutos de atención en la Oficina Oval de la Casa Blanca y no era para menos: casi un mes tardó el Mandatario mexicano en reaccionar (al iniciar el ataque contra Afganistán, Fox exhibió su bandera de boy scout con bandera blanca enfatizando el apoyo, “con firmeza”, de México a EU: “...el Gobierno de México ha recibido seguridades de que ésta (la operación militar) no se dirige en contra de la población civil o contra credo, ideología o religión alguna. Se concentra en combatir el flagelo del terrorismo en todas sus manifestaciones”).

En este mismo contexto de abierta beligerancia, y dentro de la frecuencia de ‘política internacional  expansiva’ y protagonista adoptada por la dueta Fox-Castañeda, un segundo triunfo lo representó el ingreso  de México al exclusivo Consejo de Seguridad de la ONU formado por 15 países miembros (5 de ellos son permanentes) logrando una votación, el pasado 8 de octubre, de 138 votos a favor de los 178 sufragios emitidos en la Sala de Sesiones de la Asamblea General, lo que hizo expresar al Canciller mexicano, aplicando correctamente la ‘lógica polivalente’ y en su muy peculiar uso del y del no que “...es altamente probable que haya votos en el Consejo (...) donde no votemos con Estados Unidos (aunque)...habrá muchas votaciones donde sí votaremos con Estados Unidos” (¿se buscará estar, al mismo tiempo, con Dios y con el Diablo?). 

Por otra parte, y a  menos de 60 días de cumplir su primer año en el poder, el jefe del Ejecutivo logró, por fin, tras secretas negociaciones en el Palacio de Covián y en Los Pinos,  (en el ánimo priísta pesaba la actitud triunfalista asumida por Fox en el Congreso estadounidense donde exhibió a sus corruptos enemigos del ‘áncien régime’  provocando la furia de Dulce María Sauri) el apoyo ‘condicionado’ de los líderes de los principales partidos convenciéndolos de suscribir un polémico ‘Acuerdo Político de Desarrollo Nacional’ (sic) en la misma logósfera sagrada de Palacio Nacional, con lo que simbólicamente garantiza el apoyo de las fuerzas políticas partidistas (las fuerzas sociales y económicas fueron olímpicamente ignoradas) a sus políticas públicas y a sus iniciativas de ley turnadas al Congreso destacando la controvertida reforma fiscal y la estratégica reforma  energética. En este escenario, el ganador es Santiago Creel

‘Acuerdo Político Nacional’, muy al estilo de ‘Foxilandia

En pleno ataque de Estados Unidos y de Gran Bretaña contra las principales ciudades de Afganistán (Kabul, Jalalabad, Kandahar y cuatro ciudades más), fue concentrada la plana mayor de la clase política en el ‘Salón Tesorería’ del Palacio Nacional para suscribir un inverosímil y escenográfico “Acuerdo Político para el Desarrollo Nacional”, listado de buenas intenciones que requeriría varios sexenios y que hace recordar al fallido y metafórico ‘Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006’ saturado de promesas y ‘peticiones a Santa Claus’ (know what) pero indefinido en acciones y metas concretas a alcanzar (know how), además que los líderes de los partidos de oposición, Amalia García (PRD) y Dulce María Sauri enfatizaron que la medida era con ‘reservas’ y ‘provisional’ hasta que el ‘Acuerdo’ no fuese revisado y aprobado por sus máximos órganos de decisión o Consejos Nacionales. En este contexto, es necesario subrayar que en noviembre, es posible que Beatriz Paredes Rangel o Rodolfo Echeverría Ruíz asuman el poder del partido tricolor en el marco de su XVIII Asamblea Nacional, mientras que los perredistas cambiarán de mandos en marzo del 2001, por lo que dicho compromiso ‘condicionado’ asumido por las actuales dirigentes debe de considerarse de ‘pantalla’ y puramente ‘connotativo’, más que real, lo que lo instala en el muy clásico estilo de ‘Foxilandia’ que se rige por una ‘Semiótica del Simulacro’ total (para Fox, las apariencias son las que cuentan).

La propia María Dulce Sauri escribió sobre la portada del ‘Acuerdo’: “Sujeto al referéndum del Consejo Político Nacional”, mientras que Amalia García expresó: “Manifestamos allí y lo expresamos claramente que lo firmamos a referéndum”. Ambas lideresas, hábilmente cabildeadas por Santiago Creel (¿les prometería algún ‘hueso’ al corto plazo ahora que queden desempleadas?)  aclararon que si dicho documento no es ratificado por los órganos supremos de cada Partido, automáticamente perderán validez sus firmas. Felipe Calderón, por su parte, se mostró eufórico: “Con esta firma todos ganamos”, mientras que Fox las consideró (las rúbricas de los representantes de los ocho partidos políticos convocados: PRI, PAN, PRD, PT, Convergencia por la Democracia, PVEM, PAS y PNS; el PCD de Manuel Camacho quedó out) un primer paso para avanzar en la transición a la democracia vía la Reforma del Estado.

El tautológico ‘Acuerdo’, que para los foxistas simboliza un parteaguas ‘non plus ultra’,

 firmado tras el final del encuentro entre México y Costa Rica que dejó como saldo un pobre empate, suena más a ‘concertacesión’ que a pacto democrático (los representantes de las fuerzas económicas, sociales y pensantes están ausentes, además de no haberse sometido al consenso de la ciudadanía bajo ninguna práctica reconocida) , cuyo ‘Contenido’  abarca cuatro ámbitos de proporciones gargantulescas (social, económico, político e internacional), los que componen una agenda de 34 puntos y 13 acciones de Gobierno ‘inmediatas’ para contrarrestar la recesión económica (ampliar los programas de ‘Empleo Temporal’, privilegiar acciones gubernamentales que impacten directamente en la generación de empleos, y extender la cobertura del seguro médico del IMSS a derechohabientes desempleados). En esta ‘Summa Foxiana’ cobra especial importancia el tema de la seguridad nacional, la que se pide reforzar tras los actos terroristas escenificados en EU además de intensificar la ‘guerra contra el crimen organizado’, la que ya va a cumplir un año sin grandes resultados (el 24 de enero de 2001 se inició, desde Tijuana, la “Cruzada Nacional Contra el Crimen Organizado y el Narcotráfico”, Cruzada que a los grandes jefes del hampa le ha pasado ‘de noche’).

¡Y ahora sí, a pasear sin problemas bajo la agenda del ‘Foxtour’!

Mientras los tambores de guerra resuenan en Medio Oriente, y ante la amenaza lanzada por el jefe guerrillero más buscado en el mundo, Osama bin Laden (“...América tiembla gracias a Dios...juro ante el dios todopoderoso, que creó el cielo sin columnas, que América y la gente que vive ahí que nunca disfrutará de la seguridad, a menos que nosotros nos sintamos seguros...”), el Presidente Fox y una extensa comitiva inició el ‘Foxtour’ que lo llevará al encuentro con jefes de Estado (Vaclav Havel, José María Aznar, Juan Paulo II, y  Fernando Enrique Cardoso si hace escala hacía Brasil) y con Primeros Ministros (Silvio Berlusconi, Lionel Jospin, Gerhard Schroder, Zhu Rongji) en lo que se antoja más un ‘viaje de retórica pura’ (la bandera de la paz y el “apoyo contundente” a la política y a las acciones emprendidas por los Estados Unidos en su lucha contra el terrorismo mundial, hermoso pretexto para pasear sin preocupaciones a costa del tan sufrido erario público), que de negocios, por más que insista el Presidente y su ‘think tank’ en la urgente necesidad de diversificar mercados para salir del ‘centro de atracción’ de la economía estadounidense cuya ‘caída libre’ acelerará la de México, lo que es más que previsible a estas alturas.

La naturaleza de Fox (“Turista de Clase Mundial”), quien insiste en acumular un nuevo récord como ‘Presidente Viajero’, es compulsiva, y eso lo sabe su Canciller, el “Güero” Jorge Castañeda, quien no tiene problemas para ‘construirle’ toda clase de tours a su Jefe quien, desde agosto de 2000 y hasta junio de 2001 ya había recorrido tres veces la circunferencia de la Tierra que mide 40,000 kms. considerando los 140,000 kms. acumulados hasta dicho período (Cambio; 17 Junio, 2001; No. 2), sin incluir sus viajes posteriores a la ‘Cumbre de Río’realizada en Santiago de Chile ni sus visitas a los Estados Unidos y a países centroamericanos y del Caribe ¿Cuál será el límite del nuevo Mandatario, a quien el mundo le parece reducido, una verdadera ‘Village Global’, como diría Marshall McLuhan?.Quizás un viaje a la Luna.

Lunada con Elton John desde un romántico castillo

     Pero no solo Fox canta victoria. Como parte de la frivolidad sin límites (como escribe Michel Foucault, el ‘Poder’ es la capacidad de hacer lo que se quiera), los reflectores iluminarán, el próximo 21 de octubre,  el Alcázar del Castillo de Chapultepec (a pesar de los berrinches protagonizados por miembros del PRD que calificaron  a Martha Sahagún de Fox de posmoderna ‘Carlota del siglo XXI’, como la definió el diputado Uuc-kib Espadas ), para magnificar la presencia de Elton John, el rockero favorito de la realeza británica y de la extinta Lady Di,  quien brindará un concierto a beneficio de la nueva asociación altruista “Vamos México” que preside la Primera Dama, esperando captarse $10 millones de dólares que saldrán de los bolsillos de los hombres más ricos de México (el cubierto costará $10,000 dólares multiplicados por mil comensales)  para capitalizar a la nueva asociación que evoca la ruta emprendida por Eva Perón y que la hizo inmensamente popular (solo su muerte prematura evitó que ascendiera a la Presidencia del país gaucho). Y aunque la bandera de la nueva ‘megaorganización’ es la del combate a la pobreza, como lo expresó la Primera Dama en el marco de la 43 Semana de la Radio y la Televisión donde lanzó su proclama revestida de humanismo  (“...(México) aún tiene heridas graves a las que no podemos permanecer ajenos...son las heridas causadas por la pobreza. Son heridas que nos duelen, que me duelen, que nos duelen profundamente”), muchos empiezan a ver a la Señora Fox como una potencial contendiente en el 2006. ¿Será, o son especulaciones de profetas desmañanados que intentan desmitificar a este país de ‘supermachos’?.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite