Semiótica del Poder
Agosto 6 de 2000.
Tarea titánica: construir un Discurso verosímil
 
Por Pablo Espinosa Vera

La 'Era Fox' inicia, aceleradamente. El pregabinete, haciendo honor a sus connotadores pragmáticos, ya empezó a gobernar contando con el aval del propio Presidente Zedillo quien, discretamente, se ha hecho a un lado. Día a día, los titulares de los periódicos hacen la crónica de los avances, por distintos flancos, de las hordas foxianas para las cuales el tiempo es oro. Y así, simultáneamente, empiezan a emanar signos y señales en torno a las tonalidades (forma y contenido) de las diferentes políticas que se instaurarán, con furia democrática, a partir del 1 de diciembre. La Semiótica Pragmática del nuevo Gobierno empieza a ondear destelleando en el universo de nuevos significados y significantes aún borrosos.

     Pero la tarea titánica, por no decir la 'misión imposible', de la nueva 'élite neotecnocrática', es la de construir las bases de un nuevo discurso que dote de sentido, tanto a las prácticas enunciativas de los nuevos actores en escena (flamantes sujetos de la enunciación estrenando escenarios) como a las propias prácticas significantes (la puesta en escena en sí) interpretadas por cada dream team en sus respectivos ámbitos de acción y de responsabilidad. A 35 días de haber ganado la Presidencia, Vicente Fox y su think-tank de cabecera, aún no logran arrancar dicho Discurso (sic), cuya principal característica deberá ser el de ser creíble, verosímil (exactamente igual que un film como "Toy Story 2"), antes que verídico (Democrático). El principal desafío del nuevo Presidente, ya en funciones, es el de convencer a cien millones de mexicanos de que va por el camino correcto, de que él sí sabe qué hacer y cómo hacerlo.Que tiene controlado tanto el know what como el hnow how. Es decir, que el 'Cambio' no es una metáfora o un verbo performativo, sino una Filosofíía Política y Social, en su complejidad multidimensional.. Sólo que...

     Sí, se habla, por ejemplo, de cambios sustanciales en el área de la seguridad pública y del combate contra el crimen organizado modificando el organigrama de la Administración Pública Federal (transformar la PGR en la Fiscalia General de la Nación a la vez que se conforma la nueva Secretaría de Seguridad y Servicios a la Justicia y se delega en el Poder Judicial Federal la total impartición de justicia, que antes se repartía con el Poder Ejecutivo discrecionalmente), pero no se detallan estrategias: ¿quién será el nuevo 'Elliot Ness' que combatirá frontalmente a los capos del narcotráfico y a las bandas del Syndicate of Crime que se han repartido los dominios más lucrativos como en la época de Al Capone y de Lucky Luciano?; ¿Cómo se enfrentará el Estado (herencia del narcoestado salinista y cordobista) a los cuasiinvencibles 'Carteles' que ni la DEA, ni la CIA ni el FBI ni la Oficina Antidrogas de la Casa Blanca han logrado contener y, mucho menos, contrarrestar?; ¿Cómo logrará erradicarse la narcocorrupción que permea a todas las corporaciones policíacas y a amplios sectores del Ejercito Mexicano?; ¿Cómo se eficientarán las policías, que ni en Estados gobernados por el PAN han logrado superarse ni, mucho menos, combatir con éxito al hampa organizada (los casos de Baja California Norte y de Jalisco, dominados por los barones de la droga)?; ¿Cómo y con qué recursos humanos 'experimentados' se creará un 'cuerpo de eélite' análogo al FBI, como se anunció, al hablar de transformar la Policía Judicial Federal en una superpolicía inspirada en el modelo del '007'?.

El 'Nuevo Discurso', en un capullo a punto de florecer (¿¿??)

     Las modificaciones al aparato de Gobierno, previstas en la Ley Federal de la Administración Pública, no lograrán, por sí solas, generar el 'milagro del Gran Cambio' por todos esperado. ¿Qué va a suceder de espectacular si se borra de un plumazo la Secretaría de la Reforma Agraria, aparte de detonar la 'orfandad institucional del campesinado', o si se desaparece, por voluntad del Ejecutivo, la SECODAM,s que a fin de cuentas  en nada a coadyuvado en el combate a la corrupción si no es incrementando la simulación?;  ¿En qué se 'enriquecerá el 'Nuevo Discurso' (en ciernes), al 'deconstruir' la Secretaría de Gobernación, eliminando de su telos institucional las funciones estratégicas de prevención y de seguridad nacional, para convertirla en una instancia de 'política-política', como diría Santiago Creel acuñando el nuevo concepto de 'Gobernabilidad Democrática'  muy análogo al de 'Normalidad Democrática' abanderado por el Presidente Zedillo pero nunca elucidado  lo suficiente requiriendo, para ello,  la misma  'lámpara de Diógenes', aunque suene a ironía?. En una palabra, y con sentido realista: en nada.

     Fox, Presidente real, más que virtual, como insisten en calificarlo los creadores de lenguajes mediáticos,  ha intentando performances espectaculares que doten de credibilidad y que legitimen su Discurso (siempre en ciernes), como lo fué su reunión con Cuauhtémoc Cárdenas que generó un shock mediático de amplia cobertura pero que el propio líder moral del PRD se encargó de desactivar al comentar que "...el mandato de Fox será como el cuarto salinato, después de De la Madrid, Salinas y Zedillo, porque la política económica que ha anunciado es la misma; no hay una propuesta diferente...". Otra estrategia semiopragmática ideada por los think-tankers foxistas fué el de publicitar la intención de Fox de reunirse, antes del 1 de diciembre, con el subcomandante Marcos para analizar la situación en Chiapas, pero los zapatistas no han reaccionado ni han respondido a dicha invitación (¿sospechas ante el nuevo marketing presidencial foxiano?) esperando, quizás,  los acontecimientos del 20 de agosto donde Pablo Salazar Mendiguchía, candidato del PRD y del PAN y simpatizante de la lucha del EZLN aspira arribar a la gubernatura para instaurar nuevas 'reglas del juego' en la larga lucha (¿internáutica?) emprendida por indígenas oprimidos  ancestralmente ("¡ Ya Basta !").

      Aparte de las 'bombas semiótcas' lanzadas por los neotecnócratas Luis Ernesto Derbez (Doctor en Economía por la Universidad de Iowa) y Eduardo Sojo (estudios doctorales en organización por la Universidad de Pensilvania), referentes a la inmediata apertura del sector privado a la industria eléctrica y a la petroquímica al margen de privatizaciones' (¿¿??), así como a gravar a productos de IVA cero como los alimentos y las mediciinas, el equipo económico de transición no ha logrado brillar en el firmamento de expectativas y de buenas noticias esperadas por la sociedad; el nuevo Discurso de Política Económica brilla por su ausencia, siendo no más que una calca continuista  y sin creatividad del modelo instaurado por el Presidente Zedillo, aunque ambos economistas insisten, según información transmitida por la agencia de noticias  Reuters,  en que "...el modelo que estámos instrumentando es uno que cree en el sector privado y que cree en los mercados, que cree en la competencia. Pero también cree que es necesaria la intervención selectiva y temporal del gobierno para reducir las inequidades, piensa que el mercado no puede hacer todo...". ¿La 'tercera vía' a la mexicana, intervenir o dejar de intervenir en el mercado, así como regular y desregular a las empresas según los tiempos y las circunstancias?. En síntesis: el 'dúo dinámico' no ha logrado configurar una 'arquitectura económica' verosímil sino todo lo contrario (¿en marcha, ya, una reforma fiscal tributaria encaminada a gravar el bolsillo de las grandes mayorías sometidas al efecto de la pauperización progresiva, como ya lo consignó el propio Fox al incursionar en los dominios de la SEDESOL  y ante los testimonios fehacientes publicitados por pobretólogos de la talla de Julio Boltvinik, Nora Lustig, Julieta Campos, Alejandro Tuirán,  Denise Dresser, Félix Vélez, Rolando Cordera y hasta Santiago Lévy?. Por lo pronto, el sindicalismo democrático en pleno (UNT, SNTIMSS, STEUNAM, SME, Sindicato de Sobrecargos, etc.) ya iniciaron movilizaciones ante, lo que preveen, puede ser una ofensiva neoliberal de efectos catastróficos para los asalariados, siguiendo su ejemplo el 'sindicalismo oficial' (CTM, CROC, Congreso del Trabajo...) que empieza a 'sentir pasos en la azotea').

El 'pragmatismo delirante',  en el impasse de la antidemocracia

     El Presidente Fox no puede ir en contra del mandato de las mayorías. No puede atentar contra la voluntad popular. No puede traicionar las expectativas simbólicas latentes en el imaginario social que optaron por el Cambio, y no sólo se referían a desterrar al PRI de Los Pinos sino a establecer una nueva logósfera permeada por los vientos, huracanados y tranquilos, de la Democracia.

      El Nuevo Discurso debe centrarse en este último concepto, en este estado de ánimo; debe priorizar la participación ciudadana y lanzar puentes con el propio Discurso Social (Teun A. van Dijk, Herman Parret, Eliseo Verón, Umberto Eco, Stevan Dedijer, Amartya Senn,  et alt) para cobrar sentido en el ámbito del Contenido, más que en la Forma  (el continuum del Contenido es el que dota de significado al Discurso en sí, al ser segmentando por el usuario o destinatario). El Nuevo Discurso (repetimos: aún en ciernes, es decir, muy verde) debe generar sinergia con el cuerpo argumental-enunciativo de mayorías y minorías. No debe cometer, Fox, ni sus neotecnócratas pragmatistas, el error de imponer, vía la ilocución y la perlocución,  un Discurso de escenografía (como los pueblos deo Oeste hollywoodenses), de skeetch salinista-zedillista, como lo están intentando los pregabinetistas. Sus enunciados deben estar nutridos por el Sentimiento del Pueblo, como diría José María Morelos y Pavón, y no por las pretensiones retóricas, ideológicas, neoiluministas, de un grupo de notables que la sociedad desconoce olímpicamente. Seguir por ese camino conduciría, irremediablemente, a un callejón sin salida: el impasse de la antidemocracia, ni más ni menos. ¿O será que los metálogos foxistas (artpifices de metalenguajes y/o lenguajes-objeto) no entienden, no alcanzan a visualizar, como se construye un Discurso Democrático de Estado?. Todo es posible.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite