Semiótica del Poder
Febrero 17 de 2002
La 'Etica del PAN', mito posmoderno
 
Por Pablo Espinosa Vera

Amparándose en una “ética” reduccionista y cartesiana inspirada en Aristóteles (Etica Nicomaquea) y en Spinoza Baruch (Etica) más que en Platón o en San Agustín, el Presidente Fox no ceja de golpear a sus gobernados imponiéndoles toda clase de políticas draconianas (último capítulo: el aumento a las tarifas eléctricas previa cancelación de subsidios a consumidores clasemedieros) y todo tipo de códigos permeados por la simulación y por significados confusos (ejemplos: desde la sospechosa liberación del General José Francisco Gallardo Rodríguez para ostentarse como “Campeón de los Derechos Humanos” tras su viaje a Cuba -mientras el magnicidio de Digna Ochoa permanece en el ámbito del olvido-, hasta la fáctica apertura del sector energético a la inversión extranjera tras lograr el grado de inversión por la calificadora Standard & Poor’s, como lo sugirió ante el arribo del Primer Ministro alemán Gerhart Schroeder flanqueado por megaempresarios teutones que no vinieron en viaje de placer, como lo consignan los representantes de Siemens, entre otros).

Un día antes de jurar el ‘Código de Etica de los Servidores Públicos del PAN’, que congregó a más de 4,000 funcionarios albiazules de los tres Poderes y de los tres niveles de Gobierno en el World Trade Center, espacio que sirvió de escaparate para apuntalar las ambiciones reeleccionistas de Luis Felipe Bravo Mena al frente del PAN y para exhibir al primer aspirante de ‘sangre azul’ para suceder a Fox en Los Pinos aclamado por sus correligionarios (Francisco Barrio Terrazas), el jefe de la Nación incidió en sus afanes neoliberales, que no contienen nada de ‘ética social’ color-de-rosa, enfatizando los lineamientos de la agenda económica del 2002 mencionados durante la IX Reunión Plenaria del Grupo Banamex-Citigroup.

En dicha agenda, subrayada en un comunicado de la Presidencia, destacan tres grandes rubros que caracterizan la ‘Semiótica Neocapitalista’ del nuevo Gobierno gerencial: brindar atención especial a los indicadores macroeconómicos (los microeconómicos que afectan al hombre común y corriente no resultan prioritarios en un régimen de ‘big business’); estimular a la competitividad y al potencial de expansión del mercado interno (la inminente  privatización del sector eléctrico, que el senador panista y presidente de la Comisión de Energía Juan José Rodríguez Prats insiste que ya se dio –‘Proceso’, No. 1318; 3   de febrero de 2002-); y cabildear ante el Congreso las macrorreformas que dimensionarán la ‘business politics’ en su máxima expresión: la energética, la fiscal, la financiera y la de las telecomunicaciones (colateralmente, y a nivel de simple enunciación, se habló de reforma laboral y de protección al empleo, además de la ‘nueva política social’ sustentada en la capacidad de autogestión de los pobres o lo que es lo mismo: ¡muera el paternalismo oficial y las políticas subsidiarias y que cada quien se rasque con las uñas del tautológico –en el sentido de Wittgenstein- ‘desarrollo humano’!)

Gerhard Schroeder, jefe de Gobierno alemán, dio un abierto espaldarazo a la ‘política global’ instrumentada por Fox (tras la calificación de S&P, se ufanó de que México era el mejor lugar para invertir a nivel mundial) al señalar en una entrevista que “...México tiene una importancia especial para las empresas alemanas; por una parte, por su situación geográfica y, por otra, por sus acuerdos de libre comercio tanto con los Estados Unidos de América y Canadá, como con Europa. Puede, entonces, operar como plataforma entre los dos espacios económicos más importantes del mundo: el TLC y la Unión Europea” (Reforma, 10-02-02).

¿Goodbye a salarios estratosféricos y a priístas infiltrados?

Durante el magno evento partidista, donde los blanquiazules protestaron cumplir con la nueva ‘etica panista’apegándose a 34 reglas que regirán su vida pública basadas en la transparencia, la honradez, el humanismo, la eficiencia y el espíritu de servicio (uf), medida  instaurada por el propio Fox que el 1 de diciembre de 2001 conminó a los miembros del Gabinete a ‘jurar’ un código de conducta del que han hecho caso omiso (se magnifican los gastos suntuarios en todas las dependencias; se asignan sueldos estratosféricos a funcionarios de primer nivel; persisten los viajes opulentos alrededor del planeta; se da el subejercicio de partidas presupuestales ya asignadas, como lo refleja el rubro de ‘inversión para infraestructura’ menor en un 10% a lo aprobado; persisten actitudes prepotentes de los nuevos ‘administradores’; sobreviven la simulación y las tácticas discrecionales en todos los ámbitos de Gobierno -¿el ‘toallagate’?-; se ejercen recursos extraordinarios para la ‘aristocracia’ confinada en Los Pinos; se reproducen actitudes dilatorias, plagadas de retórica, para exigir la tan ansiada ‘rendición de cuentas’ -el ‘Pemexgate’, como ejemplo contundente-, etc., etc.), el Presidente acuñó enunciados crípticos, de connotadores ‘éticos’ y moralistas que aún no se han logrado decodificar  por su alto nivel simbólico y estilístico: “...este día es de trascendental importancia en la vida de nuestro partido; en él se escribe una nueva página de su historia, en la que refrendamos la vocación de todos los militantes en defensa de los más altos valores de la sociedad” (¿?); “...tenemos muy claro que somos depositarios del poder, no sus propietarios” (¿?); “...(mi administración trabaja) en una verdadera caja de cristal” (¿con vidrios polarizados?).

En el mismo tenor moralista y ante la noticia de que el edil de Ecatepec de extracción panista Agustín Hernández Pastrana devenga un sueldo mensual de $420,447.56 y que el alcalde de Cuautitlán Izcalli recibe cada 30 días $179,765.00 mientras que el salario del Presidente Fox es del orden de $155,042.00, (‘Cambio’, No. 33; 27 Enero 2002), el aún líder panista Luis Felipe Bravo Mena mencionó, en su intervención durante el ‘performance ético’ referido, que el PAN abriría un debate  para establecer reglas enfocadas a fijar remuneraciones justas y proporcionadas a servidores públicos (desde secretarios de Estado y gobernadores hasta alcaldes y síndicos, incluyendo a diputados y senadores) señalando que “...por desgracia, vivimos en tierra de nadie” para subrayar que existen casos donde la situación “...es abiertamente ofensiva y despierta la indignación general de los ciudadanos del partido”, aunque no se refirió a los salarios de top-executives  que reciben los ‘gerentazos’ del Gabinete (el legal y el ‘clandestino’ que opera en Los Pinos) de hasta US$25,000 mensuales sin incluir los ‘bonos’ discrecionales propios de Ripley y gastos de representación ad infinitum.

En el mismo discurso, el líder panista retomó lo denunciado por algunos líderes blanquiazules como Felipe Calderón Hinojosa y Diego Fernández de Cevallos respecto a los ‘priístas’ infiltrados en el Gabinete, haciendo énfasis en su potencial ‘deslealtad’ al Gobierno del Presidente Fox y al propio PAN, así como a obedecer los impulsos de su ‘vocación corruptible’ contraviniendo abiertamente los dictados del nuevo ‘codigo de ética’ instaurado por los panistas (entre la audiencia se encontraba el flamante secretario particular de Fox, el expriísta Alfonso Durazo, quien fungió como secretario de Luis Donaldo Colosio y quien aspira a competir por la gubernatura de Sonora y el cual, al toparse con Francisco Barrio en el vestíbulo del WTC le comentó: “Es mi debut en el PAN, Pancho”).

“Los panistas son hipócritas”: López Obrador

El jefe del Gobierno de la Ciudad de México Andrés Manuel López Obrador fue tajante al calificar de ‘hipócritas’ a los panistas concentrados en el aquelarre de marras, aunque aclaró que el caso del propio Fox era la excepción porque “...no tira la mano y esconde la piedra” (¿?) tras señalar que “...no puedo olvidar que sus principales dirigentes son los que ayudaron a Salinas y Zedillo a cumplir con todas sus políticas que sumieron al país en crisis”. En otro escenario comentó que “...el PAN profesa la doctrina de la hipocresía; dicen una cosa, y hacen otra. Hay presidentes municipales del PAN que ganan $400,000 pesos al mes, de municipios, por cierto, muy pobres” (¿Ecatepec?).

Dulce María Sauri, por su parte, y como respuesta al exhorto del PAN  a otros partidos políticos para asumir un ‘codigo de ética’ similar, comentó: “...pues yo no sé qué necesidad tan intensa tendrán los panistas de hacer claro, explícito, con foto incluída, la firma de su código partidista. Cada quien sabrá lo que trae en el costal” (¿se refería a las actuaciones de ilustres panistas de la talla del diputado Francisco Solis Peón, famoso por sus incursiones en ‘tables dance’ y por su defensa de giros negros; del senador Fausti Hamdan, quien ‘filtra’ información privilegiada de la Comisión de Hacienda hacía su despacho ‘Handam, Manzanares y Asociados’; de Marcelo de los Santos, presidente municipal de San Luis Potosí, sobre el que pesa una orden de aprehensión por el fraude de la Unión de Crédito Regional; del diputado Rigoberto Romero, detenido por orinar en la vía pública; del diputado Francisco Guadarrama, acusado de desviar cinco millones de pesos a un negocio familiar aprovechando su posición como Síndico de Coacalco, o del exalcalde de Monterrey Jesús María Elizondo, exonerado por el Congreso local ante cargos de corrupción y de enriquecimiento ilícito, a la vista de la ciudadanía?) tras recordar que todos los funcionarios tienen la obligación de apegarse a la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

En fin, la ideología de la ‘Nueva Moral’ panista, que hace rememorar los infructuosos intentos de Miguel De La Madrid (responsable de la ‘herencia’ titulada: Carlos Salinas de Gortari & Co. que la nación retendrá en su memoria histórica) se erige como arquetipo del ‘político ideal’, que solo existe en mentes trasnochadas o inescrupulosas. Aunque dicho ‘Código de Etica’ simbolice la bandera, desde ya, del ‘Zar Anticorrupción’, quien fue aclamado en el evento referido tras advertir que “...ha habido excepciones lamentables, es cierto, de compañeros nuestros que una vez en los cargos públicos han perdido el camino”, y quien ha iniciado su lucha hacía la Presidencia de la República.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite