Semiótica del Poder
Febrero 24 de 2002
'The New PRI' de Madrazo: ¡foxista!
 
Por Pablo Espinosa Vera

Quien haya disfrutado del excelente film de humor negro “The War of the Roses” (1989; Dir. Danny DeVito) donde Michael Douglas (¿Roberto Madrazo?) & Kathleen Turner (¿Beatriz Paredes?)  fácticamente se declaran la ‘guerra a muerte’ por la posesión de la mansión donde cohabitan (¿el CEN del PRI?), llegando al extremo de casi destruirla antes que ceder a las exigencias de cada cónyuge al extremo de terminar muertos, no podrán menos que comparar dicha batalla campal con la situación que vive el expartidazo tricolor que el día de hoy, en una imprevisible elección interna, decidirá su futuro al nombrar por ‘voto universal’ a su próximo dirigente nacional (de más de nueve millones consignados en el padrón interno se espera, en forma optimista, que acudan millón y medio de votantes reales aunque se imprimieron más de 9 millones de boletas foliadas distribuidas en 7,398 mesas receptoras de votos, la mayoría concentradas en Edomex y en Oaxaca).

Aunque las encuestas ubican a la dueta Madrazo-Gordillo con una respetable ventaja sobre la fórmula Paredes-Guerrero, ninguno de los contendientes puede decir la última palabra ni festinar (al menos hasta el día de hoy, 24 de febrero) su triunfo por adelantado, aunque los momios conceden una ventaja de casi 2 a 1 a favor del cacique tabasqueño aliado a la poderosa ‘líder moral’ del SNTE Elba Esther Gordillo, cuyo sueño dorado es presidir la megamáquina político-electoral en el 2005, año en que se supone renunciará Roberto Madrazo a la dirigencia nacional (si gana el día de hoy) para contender por la Presidencia de la República en los comicios del 2006. El siguiente paso de Elba Esther, por supuesto, es cumplir su segundo sueño: arribar a los mandos de la SEP, lo que intentó infructuosamente con Salinas, con Zedillo y con Fox (¿la cuarta es la vencida?) pero antes, por supuesto, deberá triunfar Madrazo como sucesor de Fox, lo que no se ve nada fácil.

Beatriz Paredes Rangel llega a la contienda, además de debilitada por su falta de feeling ante las bases priístas, ‘golpeada’ y ‘mallugada’ por los efectos del fallido ‘Pemexgate’ que involucró en el affaire a los principales protectores de la exlíderesa de la Cámara de Diputados: el exPresidente Ernesto Zedillo (jefe directo del entonces director de PEMEX y actual prófugo de la justicia, Rogelio Montemayor Seguy) y Francisco Labastida Ochoa (en teoría, según la SECODAM y la PGR, el principal beneficiario del desvío de los $1,100 millones de pesos de la paraestatal vía el STPRM aunque ya “aparecieron” $390 millones depositados en el Chase Manhattan Bank de New York quien, a su vez, los canalizó a la casa de bolsa Donaldson Lunkin & Jenrette, además de $70 millones más transferidos a Banamex, donde aún permanecen, lo que automáticamente exonera al priísta, ‘indiciado’  por ‘echar mano’ de fondos del erario público con el agravante de “lavado” de dinero). Pero como dice el dicho popular, en el caso de Beatriz Paredes, “golpe dado ni Dios lo quita”

Fox, con Madrazo, para contrarrestar la embestida del PRD

Para el 2005, el Presidente Fox deberá cuidarse de los potenciales aspirantes a sucederlo en el despacho presidencial destacando las desde hoy ‘cartas fuertes’ del partido del sol azteca:  Rosario Robles Berlanga (representante de la línea dura “antiFox” y probable triunfadora de los comicios internos del PRD en marzo de 2002, y quien cuenta además con el respaldo de los dos Cuauthémoc Cárdenas) y Andrés Manuel López Obrador (feroz contendiente que acaba de enfrentar a Fox y a Creel en una lucha mediática de ‘superlibre’ para hacerse del control de la seguridad pública en el D.F. vía su nuevo operador político: el excamachista Marcelo Ebrard), a quienes difícilmente logrará contener con candidatos extraídos del partido blanquiazul en franco declive  (Francisco Barrio Terrazas, Santiago Creel, y Carlos Medina Plascencia, probable líder del PAN) o del flamante Partido Republicano recién creado por el exasesor de Fox, Francisco de Paula León, que le servirá de plataforma presidenciable a Marta María de Fox o al actual Canciller Jorge G. Castañeda quien acaba de reconocer, entredientes, sus aspiraciones para suceder a Fox en Los Pinos, sin eliminar el escenario de la posible reelección del guanajuatense (por algo está cabildeando la reelección de diputados y senadores, además de alcaldes, ¿o no?).

Ante la realpolitik vigente, el Jefe de la Nación puede intentar  una jugada, además de sorpresiva, peligrosa: apoyar a sus “odiados enemigos” del PRI negociando respaldos del propio Madrazo & Gordillo en los siguientes tres años para garantizar la tan mermada ‘gobernabilidad’ considerando que hasta el propio Banco Mundial acaba de ‘reprobar’ al Gobierno de Fox partiendo de la ‘deficiencia’ demostrada en tres grandes rubros: fracaso en el combate a la corrupción (la tan ansiada ‘rendición de cuentas’ y la ‘Comisión de la Verdad’ brillaron por su ausencia); inestabilidad política (la ‘transición a la democracia’ quedó en el nivel de simple enunciación ante la falta de construcción de consensos con los sectores económico, político y social, que se intenta sustituir con pactos escenográficos como el fallido y tautológico  ‘Acuerdo Político para el Desarrollo Nacional’); y la  incredibilidad del Estado de Derecho (la tan cacareada Reforma del Estado no ha logrado concretizarse -.el presidencialismo impera como instancia imperial mientras el ‘equilibrio de poderes’ se ha estancado en el nivel discursivo- lo que coloca al poder del Estado a punto del naufragio por la ausencia de realidad democrática).

Para Fox, salvar su Gobierno es prioritario, y sólo logrará consolidar la tan ansiada gobernabilidad generando sinergia entre el PRI y el PAN, antes que la explosiva fórmula PAN-PRD (la controvertida ‘reforma fiscal’, enfocada a gravar artículos y servicios suntuarios además de imponer ‘impuestos especiales’ a rubros como la telefonía celular, es más de autoría perredista que panista, igual que la draconiana medida de aumento de tarifas a la energía eléctrica propuesta por el PRD y de la que ahora se retractan los legisladores del sol azteca ante la burla del propio Francisco Gil Díaz). Una cómoda mayoría en el Congreso para aprobar reformas estratégicas de manufactura foxista, solo lograrán pasar con el apoyo de la fracción priísta, aunque el escenario de la conformación de la Cámara de Diputados podría variar en el 2003 en contra de los tricolores lo que se antoja difícil e imprevisible ante la debacle del PAN, que ha perdido los niveles de confianza y de credibilidad de los electores ante la enorme cantidad de actos fallidos protagonizados por Fox & Co.(el repunte del PRI y del PRD en contiendas electorales del 2001 y del 2002 así lo consignan; en las pasadas elecciones del 17 de febrero en Hidalgo y en Quintana Roo el PRI fácticamente arrasó seguido de cerca por los perredistas).

Hoy, el ‘coup de dés’ interpriísta definirá el ‘retorno de los brujos’

Volviendo a la ‘puesta en escena’ que el día de hoy definirá el futuro del PRI, las cartas están sobre la mesa: mientras los ‘beatricistas’ le apuestan a la ‘estructura’ cupular (la jerarquía vertical instaurada en cada localidad y la propia capacidad de ‘cabildeo’ o manipulación por parte de los dirigentes leales a la macroorganización central incluyendo  alcaldes, gobernadores y líderes de instancias corporativistas como la CTM, laCNC o la FSTSE), los ‘madracistas’, apuntalados por el SNTE,  confían en la ‘base horizontal’ o en el ‘voto individual’ de cada priísta impulsado por un ‘afán democratizador’ o de cambio, impulso permeado por el posicionamiento del propio Madrazo como futuro ‘hombre fuerte’, capaz de reivindicar al derrotado PRI y de recuperar el poder presidencial en el 2006, expectativa que difícilmente pueden ofrecer las huestes de Paredes, al menos en el plano de lo verosímil.

El PRI, conformado por grupos y facciones de toda índole, denota la lucha de intereses en su más pura expresión. Más que ideología o ‘Discurso’, lo que está en juego es la rebatinga por posiciones de poder. Y en este contexto, la “Dueta de la Muerte” (Madrazo & Gordillo o “Juan Charrasqueado” y “Juana Gallo”, según la óptica del publicista Carlos Alasraki)) representan a nuevos ‘negociadores’ dispuestos a abrir vías de acceso a gropúsculos emergentes o en stand-by congelados por la ‘nomenklatura’ posesionada de los mandos del partido tricolor desde el sexenio zedillista (el propio expresidente fue el más férreo opositor a Madrazo intentando descarrilarlo desde antes de su toma de posesión como gobernador de Tabasco ofreciéndole, a cambio, los mandos de la SEP). Aunque ello no signifique el arribo a la ‘democratización soñada’; entre las nuevas facciones que hacen antesala destacan las corporativistas representadas por el SNTE y por la CNOP y las del caciquismo político de viejo cuño que simbolizan Gustavo Carvajal Moreno y  Fernando Ortiz Arana, sin excluir al recién llegado  José Murat Casab y a los tecnócratas neosalinistas encabezados por Pedro Aspe Armella, cabeza de playa de empresarios salinócratas, muchos cercanos al foxismo, del nivel de Jorge Hank Rhon, Roberto González Barrera, Bernardo Quintana, Roberto Hernández, Alfonso Romo, Adrián Sada González, Carlos Slim, Claudio X. González, Carlos Peralta, David Peñaloza, Raymundo Gómez Flores, etc..

Madrazo, como Fox, no significa el ‘cambio’ a nivel estructural; es, más bien, el ‘retorno de los brujos’, la reapropiación de los códigos del viejo PRI, el revisionismo de la nacionalista ‘declaración de principios’ (el Partido de la ‘Revolución Mexicana’ como antítesis del neoliberalismo rapaz), la irrupción de modalidades simbólicas y de prácticas rituales resemantizadas (política de masas, grandes mítines, acarreo de representantes mediáticos a toda clase de eventos, resurgimiento de la ‘política del ‘chayote’ y del ‘embute’, cabildeo en salas de redacción de ‘mass media’ electrónicos e impresos, marketing político, etc.). Madrazo, siguiendo la ‘escuela de Fox’, intentará construir un ‘PRI mediático’ de connotadores posmodernos regido por un discurso fragmentado y polivalente que se adapte a toda clase de audiencias, destacando los targets de gente joven y los nichos clasemedieros leales a la causa de Fox y del PAN. Pero, sobre todo, irá por las ‘masas’, urbanas y rurales, que son las que le garantizarán el arribo a Los Pinos en el aún lejano 2006. El PRI, desde ahora, se convertirá en el cuartel de campaña de Madrazo. Y su triunfo es casi un hecho, aunque no hay que olvidar lo que le sucedió a Mike Tyson en 1990 al enfrentar a un desconocido “Buster” Douglas, en Tokio, quien acabó con el mito de “Iron Man” haciendo añicos las predicciones de las pitonisas de Las Vegas.

artículo siguiente >
Hosting por TuSite