Semiótica del Poder
Junio 2 de 2002
¡Guerra a muerte del PRI vs. "Mr. Fox"!
 
Por Pablo Espinosa Vera

Tras el ‘knock out discursivo’ que le aplicó Fox a la plana mayor del priísmo nacional en plena logósfera de Los Pinos (“¡’Golpe semiótico contra el PRI!”; Página Uno; 19-V-02), y teniendo como telón de fondo, en estilo neobarroco, la “reunión del milenio” en el restaurante “Lola” de Bruselas entre el Canciller mexicano y el expresidente Carlos Salinas donde flotaba la fantasmal presencia del Jefe de la Nación  (“El ‘socio incómodo’ de Fox y Castañeda”; Página Uno; 26-V-02), ahora son los priístas los que, acudiendo a las técnicas de la “guerrilla semiótica” (‘lectura aberrante’ o subversiva del mensaje del emisor institucional generando, a su vez –‘efecto boomerang- un contramensaje contestatario y demoledor) se lanzan de lleno contra el Señor de Los Pinos en un performance inquisitorio, de abierto linchamiento partidista en medio de toda clase de vituperios y condenando su subordinación a los Estados Unidos: “¡A la hoguera! ¡Duro con él! ¡Es un sacrílego! ¡Un hereje! ¡Quemenlo!”.

En medio del aquelarre de la 43 sesión ordinaria del Consejo Político Nacional y tras los embates de los tricolores contra su carismático anfitrión de la residencia presidencial que fácticamente los sedujo mientras saboreaban un exquisito lomo en chile pasilla preparado por la Nana Lucina (¿?) el pasado 11 de mayo (“...gobernemos juntos el cambio; unamos voluntades para avanzar...el México actual no podría entenderse sin remitirse al papel que su partido desempeñó a lo largo del siglo 20 en la preservación de la estabilidad y en la construcción de instituciones..”), Roberto Madrazo protagonizó un ‘golpe de timón’ que fue festejado a gritos por sus huestes que empezaban a tildarlo de ‘entreguista’ y de ‘blandengue’ tras prohibirle acuerdos ‘en lo oscurito’ con el Presidente: “...el actual Gobierno surgió de una oferta que no será capaz de cumplir, de una treta mercadotécnica que pretendió confundir su verdadero rostro de derecha con la legítima aspiración social de más democracia. Hoy, junto con sus innumerables errores de Gobierno, esa careta se le ha caído. La actual administración intenta a golpes de publicidad mantener la falacia de ser el Gobierno del cambio, cuando en realidad es el gobierno en turno”.

La embestida de Madrazo contra el Gobierno de Fox tiene una intención muy clara: deslindarse (en apariencia), del foxismo (acababa de apoyar las reformas al sector eléctrico, anunciada como un hecho por Fox durante su visita al Parlamento Europeo en  Bruselas,  para abrir las inversiones a dicha industria siendo criticado por el Senador Manuel Bartlett quien aseguró que los legisladores priístas no dejarán pasar dicha reforma) para cerrar filas ante el proceso electoral del 2003 (están en juego la mayoría del Congreso y varias gubernaturas estratégicas) que definirá el futuro del PRI –recuperar el poder presidencial- y sus propias aspiraciones  además de significar un ‘descontón’ a la élite foxiana ante la persecución de exfuncionarios de PEMEX que ya cuentan con su primera ‘víctima’ en la persona del exsubdirector corporativo de Administración Manuel Gómez Peralta Damirón quien no estaba en la lista de “Los 4 Fantásticos”.

Elba Esther Gordillo, segunda de a bordo del CEN priísta, se mostró malhumorada ante el beligerante discurso de su líder tras enfatizar que “...no seré la más peleonera...es mi amigo” para ampliar sus declaraciones en entrevista posterior, siempre defendiendo su amistad con el Primer Mandatario: “...yo coincido con el discurso de Madrazo...pero sigo teniendo respeto por la institución y estima por el hombre, nunca voy a hacer lo contrario”. ¿Aún sueña con que Fox la designará titular de la SEP donde despacha el ineficiente Reyes Tamez Guerra?.

Fox responde ipsofacto: ¡No nos asustan las diferencias!

En menos de 24 horas de la ‘declaración de guerra’, el Presidente respondió, sin dejarse intimidar por los ‘tomahawks’ lanzados desde el búnker tricolor: “...México vive hoy una democracia donde la expresión de las diferencias no nos asusta porque la reconocemos como parte consubstancial de la democracia”, para tirarse a fondo al inaugurar los trabajos del IX Congreso Mundial de Recursos Humanos enfatizando que la transición  debe ser pactada y democrática partiendo del respeto unánime a la ley “...trátese del asunto que se trate y de quién se trate”, ¿incluyéndose él mismo en esta ‘rendición de cuentas’?.

En el mismo tenor legaloide y rememorando su invitación hecha a los priístas para ‘gobernar juntos’ subrayó que el precio de la gobernabilidad  no se pactaría a costa de  soslayar actos de corrupción y de impunidad  (“...no lo será”) destacando que toda democracia, para ser tal, debería regirse por los principios del Estado de Derecho y la transparencia presumiendo de la existencia de la Ley de Acceso a la Información Pública y Transparencia recién aprobada por el Congreso.

Ante ‘tambores de guerra’, Lino Korrodi se agazapa

Lo expresado por Fox simboliza un detonador que activará en pleno el “Pemexgate” como auténtica cacería de brujas enfocada a desprestigiar a personalidades de sello priísta (desde Madrid el Presidente se lució al hablar de la ‘guerra contra la corrupción’ y de la liberación de órdenes de aprehensión en contra del exdirector de la paraestatal y de varios exfuncionarios), por lo que el turno en esta doble vendetta es para los tricolores que mantienen contra la pared a los ‘financieros foxistas’ de la talla de Lino Korrodi, ahora incondicional del Canciller Jorge G. Castañeda quien, tras entrevistarse con el Presidente el pasado 23 de mayo y negarse a hacer declaraciones en torno al “Foxgate” (el escándalo de los posibles recursos ilegales –de procedencia extranjera y triangulados a través de la red “Amigos de Fox” y de la empresa “Fox Brothers”- utilizados para apuntalar la campaña del actual Mandatario, lo que se investiga a través del IFE por instrucciones del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal) les dijo a los reporteros: “...no voy a meterme en la boca del lobo...denme chance”, antes de alejarse rápidamente de Los Pinos flanqueado por Juan Molinar, Subsecretario de Gobernación.

Retornando al aquelarre priísta (ilustrado genialmente en las obras del ‘Goya negro’) escenificado el 25 de mayo, y a nivel de simple agregado, los miembros del Consejo Político exigieron al Gobierno federal terminar con la “persecución política” en referencia al “Pemexgate” (Fox fue muy claro un día después: ya dijo que ‘no’) tras advertir que presentarán una queja formal contra la SECODAM ante la OIT (Organización Internacional del Trabajo) argumentando violación a convenios internacionales en materia laboral en abierta relación a los cargos contra el STPRM que se presupone trianguló $1,500 millones de pesos provenientes de PEMEX para aplicarlos a la campaña de Francisco Labastida. En este contexto, Mariano Palacios Alcocer, expresidente del PRI y extitular de la STyPS señaló, en el pleno del evento: “...¿dónde están los ‘Amigos de Fox’ indagados por la Procuraduría y por qué en unos casos aplican la investigación del Estado y en otros la omiten?...tenemos a todas luces un Gobierno...que trata de inmiscuirse en la vida sindical y persigue a sus dirigentes (aún no existe orden de aprehensión contra Carlos Romero Deschamp, actual líder del gremio petrolero quien argumenta que PEMEX ha aprobado un promedio de 9,500 convenios con el Sindicato), un gobierno que trata de desprestigiar políticamente a sus adversarios”, además de advertir que se presentaría otra denuncia ante la OIT con motivo de la reforma laboral emprendida por la STyPS y que aún no llega al Congreso, de corte neoliberal y patronal diseñada para acotar los derechos sindicales.

Apuesta mortal: ‘A-coup-de-dés’ (“¡Hagan sus apuestas!”)

En este estira y afloja permeado por la ‘Semiótica del Simulacro’ (como sujetos de la enunciación ‘en escena’, tanto Fox como Madrazo son espléndidos actores), ambos contrincantes intentan generar credibilidad y verosimilitud ante una opinión pública cada vez más desencantada y desilusionada que difícilmente dejará que le den ‘atole con el dedo’. La ciudadanía en general que refleja los signos de la ‘social intelligence’ (actitud crítica, escéptica y contestataria asumida por segmentos sociales y por grupos específicos en permanente’ estado de alerta’ ante las prácticas discursivas de corte ilocutivo y ante las faraónicas ‘puestas en escena’ de tendencia mediática y persuasiva provenientes del Estado y de organizaciones políticas de todos los colores e ideologías), ha tomado el control del ‘macrodiscurso político’, en su rol de receptores y de destinatarios últimos del discurso original, desmitificando toda clase de enunciados manipuladores y la propia semiótica gestual de la que han abusado hasta el hartazgo priístas y foxistas cuyo poder de convencimiento está en grado cero.

Como protagonista del ‘macrodiscurso político’, la sociedad en sí, a pesar de estar balcanizada y fragmentada, ha tomado el control del juego. Ya sabe quién es Fox y cuál es su nivel de veridicidad (como ‘supermentiroso’ está en números rojos), e igualmente ya conoce al paradigmático líder del PRI Roberto Madrazo cuyo background de ‘Gran Cacique Fundamentalista’ está latente en el imaginario social. Y revertir estas conceptualizaciones representa la ‘misión imposible’ o las ‘siete tareas de Hércules’ para cualquiera de ambos personajes quienes aún apuestan a que el “Foxgate” se impondrá ante un artificial “Pemexgate” o viceversa aunque les vaya la vida en ello (“¡Me vale!”, diría Fox; “¡Están jodidos, vamos a ganar!”, respondería Madrazo).

¿Cuál será el próximo capítulo de esta saga de ‘black science fiction’ propia de Polansky, ahora producida y dirigida por el inefable Carlos Salinas?

artículo siguiente >
Hosting por TuSite